Movilidad de Bogotá siente el impacto en las marchas de Fecode

Colprensa

Cerca de 335 mil docentes suspendieron sus labores académicas para impulsar un paro nacional que nació tras el incumplimiento del Gobierno de algunos acuerdos que según ellos no han prosperado con la ministra de Educación, María Fernanda Campo.

En Bogotá, 32 mil maestros se concentraron en el Parque Nacional para avanzar hacia la Plaza de Bolívar, el sitio de encuentro de otros gremios como la rama judicial que se unió a este paro para protestar contra de la reforma a la justicia que se tramita en el Congreso.

Sin embargo, el grueso de marchantes en todo el país lo encabezan los docentes convocados por la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), que desde hace un año está en un tire y afloje con la ministra Campo en busca de mejorar las condiciones de su gremio.

Aunque el ministerio de Educación mediante un comunicado emitido ayer argumentó que el paro es injustificado, el presidente de la agremiación de maestros, Senén Niño, asegura que el Gobierno viene impulsando una política para incrementar la jornada laboral docente y reducir el número de maestros, lo que incrementa el hacinamiento en las aulas y reduce la calidad de la educación.

Los puntos encontrados
Según el ministerio de Educación de los 22 acuerdos firmados hace cerca de un año con Fecode se ha cumplido el 70%. Una cuenta diferente hace Niño, quien afirma que solo se han cumplido dos acuerdos, ocho están en desarrollo y los 12 restantes, que son los que más impactan la vida laboral de los docentes, ni siquiera se han tocado.

Lo que más molesta a los maestros es la expedición de la directiva 02 del 2012, que según Fecode modifica e incrementa la jornada laboral de los docentes, pasando de seis horas dentro de las instituciones educativas a ocho. En el caso de los docentes de secundaria la asignación académica no será de 22 horas semanales sino de 24, lo que producirá –según Niño- que 18.000 maestros queden desempleados.

Campo desmintió estas afirmaciones y explicó que no se busca ni ampliar la jornada docente, ni eliminar empleos. “No existe una sola evidencia sobre dicha afirmación. Por el contrario, entre 2009 y 2012 la planta de maestros se ha ampliado en más de 3.700 cargos”, dice el comunicado del ministerio.

Aunque la jefe de esta cartera de Educación ha explicado que no existe hacinamiento en las aulas de clase y que el 48% de los grupos tienen entre uno y 15 alumnos, Niño argumenta que esta cifra no muestra la realidad de los colegios del área urbana donde en promedio hay un maestro en un salón de 45 o 50 alumnos.

Otro punto en disputa son los alumnos que ingresan al sistema de educación pública a través de colegios privados o entregados en concesión. Pese a que la ministra sostiene que son solo 56 las instituciones educativas que operan en concesión, Niño afirma que el 80% de los estudiantes son atendidos por colegios privados que hacen convenios con el Estado, una modalidad que incentiva la educación como un negocio.

En lo que sí concuerdan la ministra y Fecode es en su disposición a dialogar y avanzar en los acuerdos que faltan. “Nosotros no somos amigos de los paros, nuestra misión es enseñar, pero no le podemos admitir al Gobierno que juegue de esta manera con la educación, y con los maestros, nuestra intención es que tenemos que sentarnos a la mesa con la ministra”, concluyó el presidente de Fecode
 

TEMAS


Fecode - Gobierno