No se construirá represa de Chingaza II

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co

De acuerdo con el gerente de la Empresa de Acueducto de Bogotá (Eaab), Diego Bravo, no se construirá la ampliación de esta represa y en cambio de esto presentó el corredor de conservación Chingaza-Sumapaz-Guerrero, una propuesta integral de gestión ambiental para la protección de más de 600 mil hectáreas de páramos, que garantiza el suministro de agua a más de 10 millones de colombianos.

Este anuncio, se hizo luego de la presentación del Pacto de Estambul que defiende “el acceso al agua de calidad y al saneamiento como un derecho básico para todos los seres humanos. Lo que implica que el agua desempeña un papel esencial para la vida, para la preservación de la salud pública y para la lucha contra la pobreza”, principios sobre los cuales, dijo el gerente, Bogotá ya avanzó con la implementación del Mínimo Vital de agua, que otorga de forma gratuita 6 metros cúbicos de agua potable a más de tres millones de personas de estrato 1 y 2 de la ciudad.

La adhesión de Bogotá al Pacto de Estambul se gestionó en marzo de este año durante el desarrollo VI Foro Mundial del Agua, realizado en Marsella-Francia y al cual asistió el gerente del Acueducto de Bogotá, Diego Bravo Borda, en representación de la Administración Distrital.

¿Qué es el Corredor de Conservación Chingaza-Sumapaz-Guerrero?

Es un diagnóstico técnico y una propuesta integral de gestión ambiental para proteger y conservar un corredor de más de 600 mil hectáreas entre los páramos de Chingaza, Sumapaz y Guerrero, territorios que sirven como fuente de suministro de agua potable para más de 10 millones de colombianos y donde habita una gran variedad de flora y fauna.

Esta herramienta de planificación territorial y ambiental es una propuesta abierta a los diferentes tomadores de decisiones, interesados en la protección de la biodiversidad y del recurso hídrico de este corredor estratégico conformado por páramos y bosques andinos.

La aplicación de los lineamientos de acción del estudio sobre el Corredor de Conservación Chingaza–Sumapaz–Guerrero tiene como principio el respeto por las comunidades y por la biodiversidad de la zona, para la protección, recuperación y uso sostenible de los recursos naturales.

En el diseño del corredor se identificaron los sitios que, por sus condiciones de naturalidad y su valor en servicios ambientales, se consideran como las áreas de mayor importancia para la conservación de la biodiversidad. Igualmente, se señalan las áreas donde se deben adelantar acciones de restauración de ecosistemas degradados, así como las zonas donde se deben mejorar los sistemas de producción con prácticas ambientalmente sostenibles.

De otra parte, el estudio presenta los resultados del diseño de un programa de desarrollo limpio forestal, que busca mitigar el cambio climático, mediante el aumento de la captura de carbono. Respecto a las áreas protegidas actualmente declaradas, se adelantó la evaluación de su estado actual de gestión y se propusieron los lineamientos para aumentar la efectividad de su manejo.

El estudio permitirá la implementación de acciones para la protección del recurso hídrico y la prevención de riesgos como inundaciones, deslizamientos y sequías, en una época en el que el calentamiento global está exigiendo unir voluntades para trabajar entre todos en la conservación de nuestro planeta y particularmente de la Región – Capital.