Pese a apoyo político, el ingreso a la Ocde está lejos

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

En los últimos meses, varios países como Estados Unidos, Italia, España, Portugal y Corea del Sur han manifestado su apoyo para el ingreso de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde). Sin embargo, esto no es suficiente para que el país haga parte del club de las buenas prácticas.

Colombia necesita más que un empujón de voluntad política.

Los viajes del presidente Juan Manuel Santos han perseguido varias cosas, entre esas poner al país en la mira internacional. Y lo ha logrado. Desde que tomó las riendas del poder, Santos ha dicho que quiere que Colombia sea parte de la Ocde.

Y por eso se puso en la tarea de hacerlo, la cual dejó en manos de Catalina Crane, alta consejera para la gestión pública y privada (Ver entrevista). Sin embargo, el camino hacia la membresía es largo y está posiblemente aún más lejos de lo que cree y anuncia Santos si el Gobierno no se pone las pilas en aspectos fundamentales.

Para ingresar a la Ocde no hay una lista o un protocolo a seguir. De acuerdo con Mauricio Reina, investigador de Fedesarrollo, la organización ha hecho una transición en los últimos años: ha pasado de ser un club de países ricos a uno de las buenas prácticas con ciertos estándares.

Esto será el termómetro para Colombia. Cumplir estándares internacionales que se ven afectados por variables de la competitividad en las que no se han podido avanzar.

El atraso del país siempre ha estado ligado a los mismos temas: la infraestructura, la salud, la educación, la violencia, entre otros. A pesar de que el país ha ido creciendo, y esto se ve en sus últimas cifras que muestran un desempeño dinámico, hay problemas estructurales que son necesarios solucionar de raíz.

Aquellos problemas son evidenciados en los reportes internacionales tales como el Anuario de Competitividad Mundial del International Institute for Management Development (IMD), el Doing Business y el reporte de Competitividad Global del Foro Económico Mundial (FEM).

De acuerdo con Marcel Hofstterter, director del Departamento de Economía de la Universidad de la Sabana, Colombia está lejos de ser miembro del club de 34 países. Dos problemas complican el camino, según Hofstterter: la infraestructura y la violencia.

Estudios como el del IMD demuestran que al país le hace falta mucho por hacer en infraestructura. De hecho, en este ranking de 59 países, Colombia ocupó la posición 57 en 2012 y desde 2008 ha venido cayendo. Y el panorama para la educación es igual de desalentador. El país ocupa la última posición.

Según este ranking, Colombia continúa entre el 25% de los países menos competitivos. A pesar de que el país avanzó en su desempeño económico, gracias a resultados como el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 5,9% en 2011 y los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED), entre otros, el reporte del IMD muestra que aún falta mucho por hacer desde el punto de vista institucional para ser un país más competitivo.

En efecto, el país retrocedió en la eficiencia del gobierno del puesto 45 en 2011 al 50 en 2012. Según la presidenta del Consejo Privado de Competitividad (CPC), Rosario Córdoba, la percepción del empresario es que hay descoordinación en las instituciones del Estado para propiciar políticas que hagan de Colombia un país más competitivo.

En su opinión, los resultados de estos ranking son una advertencia de que la agenda de competitividad está pendiente y que si no se trabaja de manera mancomunada entre el sector privado y el público aquella no se logrará.

La política nacional de competitividad al 2032 pretende que: Colombia sea uno de los tres países más competitivos de América Latina y tenga un PIB per cápita de US$18.000, entre otros.

Reina afirmó que es necesario que el Gobierno no ceda en su propósito de hacer reformas estructurales. 'Lo de la Ocde puede ser marginal. Ceder en el propósito de hacer las reformas sería una pésima noticia para la economía', dijo y agregó que sería desaprovechar la oportunidad para mejorar el capital humano, enderezar el sistema pensional y el de la salud, entre otros temas que hacen parte de los estándares mínimos que tiene en cuenta la Ocde.

Crane, quien también está a cargo del Sistema Nacional de Competitividad, dijo que la estabilidad de las reglas del juego son una de las bases de la competitividad. Según la funcionaria, el Sistema está haciendo un seguimiento a las acciones del Gobierno que están más atrasadas en los índices, tales como: infraestructura, educación y la institucionalidad. Aunque Crane indicó que el anunció del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sobre apoyar a Colombia a la Ocde, fue decisivo y puso al país en la mira de todos, manifestó que aún hace falta por avanzar en muchas cosas.

Ser miembro impulsaría la inversión

De acuerdo con expertos, ingresar a la Ocde es la confirmación internacional de que la economía va por buen camino. Según Mauricio Jaramillo, profesor de la Universidad del Rosario, ser miembro de la Ocde le brinda tranquilidad al inversionista y le envía la señal de que el Gobierno cumple con una serie de requisitos, que hay estabilidad jurídica. 'Esto confirmaría una vocación. Se cree que el régimen de apertura económica está en desarrollo. Los Estados que recientemente se han adherido han profesado esto. El mensaje que se envía es que no se nacionalizará una compañía', agregó. Para Angélica Guerra, profesora de la Pontificia Universidad Javeriana, los niveles de inversión sí se aumentarían.

Las opiniones

Mauricio Reina

Investigador de Fedesarrollo

'Intuyo que para Colombia sería muy benéfico entrar a la Ocde, pero el camino no está totalmente allanado. El Gobierno no puede ceder en el propósito de hacer reformas'.

Marcel Hofstterter

Dir. departamento de economía. U. de La Sabana

'Indicadores internacionales muestran el rezago del país en infraestructura y educación. Para entrar se requiere el apoyo de otros, pero se debe hacer más en el país'.

Ángel Gurría

Secretario general de la Ocde

'Damos bienvenida al interés de pertenecer a la Ocde. Lo consideraremos en el próximo periodo de incorporación. Son procesos muy importantes como para tomarlos a la ligera'.

TEMAS


OCDE