‘Poner todos los huevos en la canasta del sector minero-energético es un gran error’

Archivo

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

El ex ministro de Hacienda José Antonio Ocampo afirmó que uno de los mayores peligros de la economía colombiana es la tendencia de cimentar sus bases en el sector minero-energético.

'Poner todos los huevos en la canasta del sector minero-energético es un gran error', dijo ayer el experto y ex candidato para dirigir el Banco Mundial (BM), durante la conferencia 'El Banco Mundial y una nueva agenda de desarrollo'.

Dicha 'tentación y tendencia', como la denominó, ha hecho que se den retrocesos en el sector agrícola, de la industria y de la construcción; específicamente señaló la caída en el primer trimestre del indicador de inversión en obras civiles (-8,1%), lo que evidencia que los planes de infraestructura del país están atrasados.

Así mismo, manifestó que se deben hacer grandes esfuerzos en ciencia y tecnología, aunque afirmó que en el gobierno del presidente Juan Manuel Santos es donde se dio el renacer de esta área. 'Hoy no se concibe el desarrollo sin un sistema fuerte de ciencia y tecnología. Colombia está rezagada en relación con el promedio latinoamericano', añadió.

Según Ocampo, en el largo plazo lo que se debe conservar es una estructura productiva diversificada. En la conferencia, realizada por la Corporación Escenarios, el experto afirmó que uno de los temas más urgentes en el país es la desigualdad. Recordó que Colombia es el país con la peor distribución del ingreso en América Latina y que se deben hacer esfuerzos en esta materia.

Uno de los grandes retos que mencionó es revertir la 'monstruosidad en la que se convirtió el sistema tributario colombiano'. Esa monstruosidad la relacionó con los beneficios tributarios, los contratos de estabilidad jurídica y las zonas francas. En su opinión los contratos de estabilidad jurídica deberían prohibirse.

Debe haber política más activa frente a la tasa de cambio
Según José Antonio Ocampo, aunque los tratados de libre comercio no son una 'panacea', sí constituyen una oportunidad económica, para la cual hay que estar preparados con políticas productividas con el fin de ser capaces de competir internacionalmente. En su opinión, se debería tener una política mucho más activa en una de las variables macroeconómicas más importante: la tasa de cambio. Ocampo afirmó que tanto el Gobierno como el Banco Central han sido tímidos en este campo.