Regalías y contralorías territoriales, dentro de los retos del nuevo Contralor

Uno de los desafíos será la reforma del control fiscal.

Juan Pablo Vega B. - jvega@larepublica.com.co

La primera puja de poderes en el Congreso dio como ganador a Carlos Felipe Córdoba para ocupar el máximo cargo en la Contraloría General de la República. Después de la competencia entre los preseleccionados, Córdoba sumó los votos necesarios para vencer a sus contendientes y enfrentará los retos al frente del mayor órgano de control fiscal.

El conteo del Senado quedó así: 75 votos a favor del nuevo funcionario, 16 cartones a favor de Julio César Cárdenas, solo tres para José Félix Lafaurie y uno en blanco. La Cámara de Representantes le dio 128 votos a Córdoba y selló su triunfo. Es decir, el nuevo Contralor ganó el pulso con 203 votos.

La Contraloría General deberá asumir al menos cinco grandes tareas en los próximos cuatro años, con el objetivo de lograr mayor eficiencia en la recuperación de recursos públicos en las regiones del país. “Los recursos públicos deben ser factor de progreso y desarrollo y no de manipulación y corrupción”, dijo Córdoba en su primer discurso.

En general, varios sectores han pedido que se haga una reforma encaminada a eliminar las contralorías territoriales, por su baja capacidad de gestión en las regiones. Un informe presentado por la Asociación Nacional de Empresarios (Andi) reveló que los 64 entes apenas pueden vigilar 30% de los recursos públicos, por lo que la Contraloría General tiene que asumir el restante 70%.

El informe también develó que por cada $1.000 invertidos para la operación de estas entidades regionales, solo se recuperan $12, hecho al que se debe sumar que 45% de sus fallos terminan anulados, lo que evidencia la necesidad de reestructurar su actual funcionamiento.

Sin embargo, el profesor del Cesa José Roberto Acosta piensa que, si bien es necesaria una reforma en el mecanismo, “no se debe centralizar más la burocracia, la tarea es despolitizarlas porque dependen de gobernadores y alcaldes, que son los vigilados, pero no es adecuado su eliminación”.

Otro de los retos tiene que ver con la conclusión de los procesos de responsabilidad fiscal que se abrieron durante la administración de Edgardo Maya Villazón, quien lideró algunos como los asociados a los sobre costos en la modernización de la Refinería de Cartagena, el Plan de Alimentación Escolar (PAE) y varios carteles regionales.

Un tercer reto es la revisión de los recursos provenientes de las regalías. De acuerdo con la entidad, actualmente hay excedentes sin ejecutar por $12,4 billones y cerca de $4,2 billones en cuentas bancarias de las entidades territoriales. Además, 70% de las licitaciones solo tiene un oferente. Maya destacó que, al ver el manejo de estos recursos, “encontramos que hay $13.000 millones en las cuentas corrientes de los municipios y departamentos sin ejecutar”.

De la mano con las regalías, el cuarto tema que deberá atender Córdoba será la revisión de los Ocad, pues se considera que no cumplen su rol de ser “un espacio de discusión sobre las iniciativas a financiar con los recursos de regalías”. Finalmente, deberá concentrarse en recuperar la confianza en las instituciones, ya que se han visto afectadas por hechos de corrupción.

TEMAS


Contraloría - Elección de contralor - equilibrio fiscal - Presupuesto General - Regalías