“Sin plan de gastos alcanzable, tributaria dificultaría meta de déficit”: S&P

Standard & Poor’s apunta a las 4g y a la paz como los motores para un crecimiento sostenido del país.

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

Este martes 7 de agosto, Iván Duque se posesionará como presidente de Colombia. Todo indica que el nuevo mandatario comenzará su periodo presidencial con una reforma tributaria que lleva bajo el brazo, que reduciría el impuesto de renta que pagan las empresas, algo que para Manuel Orozco, analista principal de la calificadora de riesgo Standard & Poor’s, podría dificultar el cumplimiento de las metas de déficit establecidas en la regla fiscal, de no llegar a tener un plan alcanzable de consolidación de gastos.

¿Cómo interpreta la calificadora los resultados de la elección de Iván Duque como presidente de Colombia?
En las pasadas elecciones, destacó que los partidos tradicionalistas ya no son los que dominan el escenario político. Esperamos que el nuevo Gobierno sea capaz de impulsar medidas que contribuyan a fortalecer el historial de políticas pragmáticas y en pro del mercado. Además, estas deberían contribuir a un crecimiento económico alto y a la sostenibilidad fiscal del país. Hay que destacar la calificación BBB- con perspectiva estable.

¿Qué opinión le merece el nuevo ministro de Hacienda?
Fue exitoso en la contienda de la política fiscal durante una parte del gobierno del expresidente Álvaro Uribe. Hay que decir que, hoy en día, los retos son diferentes a los que tuvo que hacer frente como ministro de Hacienda hace más de una década (2003-2007). Hoy deberá concentrar más sus esfuerzos en el menor crecimiento económico, una estructura de egresos menos flexibles, la paz, el tema pensional o el de la salud.

¿Cuáles son los principales catalizadores del crecimiento económico del país?
Siempre hemos visto a las obras 4G con buenos ojos porque pueden ayudar a la conectividad y a la competividad del país. Otro tema es el de la paz, sobre la mesa están los retos de la implementación y de conectar a las comunidades más afectadas. Nuestro escenario base es que los planes de infraestructura de Colombia, la recuperación en los precios de los commodities y un mayor consumo después de un desempeño débil en 2017 debido al incremento del IVA. Desde S&P, proyectamos que el PIB crezca 2,5% este año y se acelere otro 2,7% para 2019.

Se habla de que Iván Duque podría revisar los Acuerdos de Paz, ¿qué implicaciones tendrían estos cambios?
Esperamos que los cambios no sean significativos y que no reviertan los logros conforme a la paz. Entendemos que los retos son muchos y que efectivamente sí hay una oposición muy fuerte que no está de acuerdo con lo que se firmó. El reto es que los cambios menores que quieren proponer no deriven en un deterioro de la paz en Colombia.

Duque ha prometido una reducción de impuestos mediante el incremento de la competitividad del sector corporativo. ¿La rebaja de tributos a las empresas podría comprometer la regla fiscal?
Sí, podría dificultarla. Pero no hacemos recomendaciones. Sin embargo, quiero destacar que si este recorte tributario viene acompañado de una moderación de gastos, la meta se podría seguir cumpliendo. Acotar el déficit fiscal puede ser logrado de diferentes medidas.

¿Confían en que el déficit fiscal se reduzca en los próximos años?
Esperamos que haya una recuperación en los déficit fiscales del país. No a lo mejor en el mismo ritmo en el que se propone en el Marco Fiscal de Mediano Plazo y la regla, pero sí esperamos que se recuperen durante los tres próximos años (de 2,7% a 2,1% para 2021). Ello estaría de la mano de la estabilización en el nivel de deuda. Esperamos que la deuda neta del gobierno general alcance 38% del PIB al cierre de 2018, un alza de casi 10 puntos porcentuales del PIB respecto a hace una década. Esta mayor carga de la deuda resalta la relativamente reducida flexibilidad fiscal de Colombia y su menor capacidad de absorber impactos fiscales negativos.

¿Cómo ve la calificadora el sector externo del país en la actualidad?
Esperamos que el déficit de cuenta corriente se reduzca a 3% del PIB en 2018 y hacia 2,5% para 2021. Sin embargo, dependerá de la diversificación de la base de exportaciones, lo cual también podría reducir la volatilidad en los términos de intercambio del país.

TEMAS


Standard & Poor’s - Calificación deuda de largo plazo - Iván Duque - PIB - Acuerdo de paz - Conexiones 4G - Déficit fiscal - Posesión Iván Duque