“Tenemos la financiación de $40 billones y esas obras van a arrancar muy pronto”

Secretario de gobierno de la alcaldía propone renegociar los contratos del Sitp

Jorge Hernán Peláez

Poner la casa en orden. Esta frase resumen el trabajo que ha hecho el secretario de gobierno de la Alcaldía de Bogotá, Miguel Uribe Turbay. En entrevista con Al Paredón, habló sobre cómo se recibió la ciudad y cuáles han sido los proyectos puestos en marcha por el alcalde Peñalosa en dos años.

¿Qué balance hace de estos dos años para Bogotá?
Estos dos años hemos tenido el reto de poner la casa en orden. Básicamente llegamos a una ciudad que estaba totalmente desbarajustada, que tenía frenadas las obras, que tenía problemas financieros muy graves, especialmente en transporte público en basuras y salud. Durante un año el Alcalde tuvo que tomar esas decisiones difíciles pero responsables en materia de tarifa del transporte público, en reorientar toda la infraestructura vial.

Teníamos un déficit de $300.000 millones en obras de valorización que estaban totalmente frenadas, y un $1 billón en obras de cupo de endeudamiento que implicaron el cese total de las obras. En las entidades había que optimizar los recursos, modificar las plantas y especialmente dejar a un lado esas nominas paralelas que había dejado la administración anterior. Pasaron de 25.000 contratistas a 50.000 contratistas en cuatro años, y nosotros hemos reducido nuevamente a un nivel de 36.000. La segunda etapa ha sido poner en marcha la ejecución.

¿Cómo está la financiación de la ciudad, qué recursos hay?
Se obtuvieron los recursos de cupo de endeudamiento con trabajo en equipo entre el Concejo de Bogotá y el Gobierno Nacional, incluyendo vigencias futuras que le han generado mejores recursos al distrito. Arrancamos con el diseño de las megaobras. En 2016 y 2017 se hizo una inversión en malla vial, parques y redes de servicios públicos, lo que ha implicado un crecimiento del PIB por encima del Gobierno Nacional. Esos diseños son las obras que van a desatracar a Bogotá a todo nivel de infraestructura, incluyendo las fuentes hídricas de la ciudad. Hay $40 billones que genera mas de 200.000 oportunidades de empleo y le va a cambiar el carácter a la ciudad.

¿Cuáles son las obras más neurálgicas?
En este año arranca la construcción del metro con $12 billones, es el proyecto individual más importante de la ciudad y del país. También está la licitación de la Ptar Canoas, planta de tratamiento de aguas residuales de Canoas, que es alrededor de $5 billones, la construcción de la troncal carrera séptima por $2,4 billones y nuevas inversiones en colegios por $1 billón. El cupo de endeudamiento para las fuentes hídricas es de $3 billones.

El ambiente político es tenso este año, y el próximo también hay elecciones de alcaldes y gobernadores, ¿cómo le va a dejar al siguiente alcalde la situación?
Cualquiera que sea el próximo alcalde va a tener una ciudad totalmente diferente a la que nosotros recibimos. Nosotros recibimos una ciudad totalmente paralizada, desbarajustada con crisis financiera, el nuevo alcalde recibirá una ciudad con obras en ejecución, y un banco de proyectos con 100 diseños de malla vial y transporte público. Recibirá recursos y una reingeniería que le permitirá diferentes fuentes de recursos para cubrir la operación del distrito. No era fácil recibirle a un gobierno que fue muy pobre en su ejecución, vendió muchas expectativas y no cumplió.

Nosotros decidimos con el Bronx, que fue un tema de seguridad más una inversión de $300.000 millones en industrias creativas, recuperar el espacio público, intervenir en acabar estructuras criminales, fueron decisiones responsables. Tenemos ya la financiación de $40 billones y esas obras van a arrancar o comenzaran muy pronto. Creemos que el próximo año las personas van a buscar una continuidad y que los procesos estén blindados.

¿Qué hacer con el Sitp cuando los operadores están cerca de la insolvencia en el corto plazo y el metro está aún lejos?
Hoy Transmilenio debería tener 388 kilómetros y tiene solo 114 kilómetros. La primera administración de Peñalosa y la segunda Mockus ejecutaron y construyeron 89 de esos, 20 de ellos gestionados en las administraciones Garzón y Moreno y 2,2 gestionados por la administración anterior. El Gobierno Nacional ha gestionado 3,6 kilómetros en Soacha. Eso implica que lo que debería ser la cobertura de un sistema troncal está siendo cubierta por el Sitp.

Estamos generando un gasto o cubriendo los costos de una demanda que debería ser troncalizada, por un sistema básicamente colectivo. El Sitp estuvo mal contratado y mal diseñado por Samuel Moreno, muy mal implementado por la anterior administración y hemos tenido que tomar unas decisiones de reingeniería de rutas. Uno de los problemas fundamentales son los buses azules, que por una parte van vacíos uno tras otro, y por otra, no llegan a donde más los necesitan las personas de bajos ingresos. A largo plazo tiene que finalizarse la red de Transmilenio, y así el Sitp se convertirá en un alimentador, y en su defecto, del metro. Esta administración no solamente va a dejar contratada la primera línea del metro y otras dos o tres líneas más en el POT que va el otro semestre al Concejo. Se deben renegociar a largo plazo los contratos de Sitp y debemos buscar ingresos que complementen el sistema de financiación de la movilidad de la capital de Colombia.

TEMAS


Enrique Peñalosa - Bogotá - Sitp - Transmilenio - Plan de Ordenamiento Territorial - Antanas Mockus - Al paredón - Alcaldía Mayor de Bogotá