Centros comerciales golpean movilidad en las ciudades capitales

Javier Molina - jmolina@larepublica.com.co

Vivir cerca de un centro comercial o intentar ingresar los fines de semana en Bogotá, Medellín, Cali o Bucaramanga a varios de ellos, se ha convertido en un dolor de cabeza para muchos ciudadanos que tienen que soportar largos trancones.

El estreno del centro comercial Titán Plaza, este fin de semana pasado en Bogotá, generó nuevamente la polémica sobre la falta de planeación y el impacto que estos establecimientos generan sobre la movilidad de las principales capitales del país.

Al igual que sucedió hace unos años con el centro comercial Santafé al norte de Bogotá, el cual en sus primeras semanas de operación colapsaba la Autopista Norte, este fin de semana fueron la Avenida Boyacá y la Calle 80, las que enfrentaron graves problemas por los trancones.

El caos vehicular y peatonal fue tal que la logística del centro comercial tuvo que cerrar los ingresos al establecimiento y optar por no dejar entrar a más personas.

Ante estos eventos, los actores a los que cae principalmente la responsabilidad es a los dueños de los centros comerciales, la Policía de Tránsito y, hasta, los mismos constructores. El gerente de Titán Plaza, Juan Carlos Silva, dijo que el problema obedeció al alto flujo de personas que quería ingresar al centro comercial y que por problemas de espacio no fue posible que lo hicieran, ni por la vía peatonal ni por la vehicular.

El directivo del nuevo establecimiento señaló que 'este fin de semana se presentaron inconvenientes, pero en términos generales fue todo controlado por la autoridades y lamentamos que se haya presentado este tema'.

El director de la Dirección de Tránsito y Transporte de Bogotá, Coronel Edgar Velandia, señaló que este tipo de problemas en la capital suceden esporádicamente, especialmente cuando se abre algún centro comercial nuevo, y que en los demás, aunque se producen algunas congestiones, no es un tema que afecte totalmente la movilidad.

El director Tránsito y Transporte dijo que la 'capacidad del centro comercial Titán fue desbordada, lo que ocasionó disminución en la velocidad, y por ser sábado eso indujo a que se generara mucha más congestión de la acostumbrada'.

El coronel Velandia también afirmó que en los centros comerciales como Gran Estación, Salitre Plaza, El Retiro y Unicentro, entre otros, el problema de movilidad se presenta en un menor nivel y debido al mal estacionamiento de taxis y visitantes, a diferencia de lo que ocurrió en Titán Plaza.

Este hecho se debe a que alrededor de estos establecimientos se presenta el parqueo indebido, por lo que solicitó a los ciudadanos 'utilizar el parqueo dentro de los parqueaderos del centro comercial para mejorar el tema de movilidad en la ciudad'.

Resaltó que el único centro comercial que reiteradamente presenta grandes congestiones, especialmente viernes y sábados, es Centro Andino, en Bogotá, el cual 'no tiene la capacidad de parqueaderos suficientes para la demanda'.

El comercio se defiende

Los centros comerciales son conscientes de que las operaciones afectan el tráfico en las zonas aledañas a los establecimientos, pero así mismo reconocen que se han hecho proyectos que buscan mitigar esos efectos negativos. Por lo menos así lo consideró la gerente de centro Comercial El Tesoro, en Medellín, María Luisa Cossio, quien fue enfática en afirmar que desde la construcción se establecen parámetros para ayudar a mejorar la movilidad en los alrededores.

'En Medellín antes de presentar un proyecto de construcción de un centro comercial con los entes del Estado se definen unas cargas urbanísticas, dentro de las que se encuentra ejecución de vías que pueden mejorar la movilidad del sector', señaló. Por su parte, el presidente de la constructora Ospinas, Andrés Arango, manifestó que detrás de la construcción de un centro comercial hay todo un planeamiento de responsabilidades con la movilidad.

'Para que un centro comercial pueda entrar a operar, las autoridades del caso piden un estudio de movilidad, el cual debe ser presentado y analizado por todas las autoridades, antes del inicio de las obras', dijo.

En el caso de Titán Plaza, 'los desarrolladores del proyecto aportaron a la ciudad más de $15.000 millones en obras públicas ejecutadas en coordinación con el distrito', en la que se ejecutaron 'obras por cerca de 50.000 metros cuadrados de espacio público intervenido y construido en la zona, se construyó el cuarto carril de la calzada mixta de la Calle 80 y se intervino la Avenida Boyacá para ampliarla a seis carriles.

En el caso de El Tesoro, hace un par de meses se ejecutó un tramo de la vía cuarta sur y cuando se abrió en 1999, se hizo un tramo de la obra en la calle 29A y otras vías de congestión.

Este centro comercial atiende cerca de 14.000 visitantes los sábados y 13.000 los domingos, con una capacidad para 3.000 vehículos en sus zonzas de parqueadero.

En el caso del Centro Comercial Santafé, en Medellín, la cuestión se debe a los diferentes acopios de taxis que no son debidamente controlados por las autoridades. Así lo manifestó la gerente del establecimiento, Juanita Gutiérrez, quien resaltó que se ha venido trabajando en mejorar la movilidad a los alrededores del centro comercial.

Y aunque los llamados al tránsito son constantes y se visitan las zonas, el obstáculo resulta ser la cultura de los ciudadanos que arman la congestión.'Somos conscientes del problema y nos preocupa mucho, especialmente el de los acopios ilegales. Tenemos nuestro acopio dentro del centro comercial, pero hay personas que salen e incentivan estas prácticas', dijo Gutiérrez. Por su parte, el centro comercial Santafé, en Bogotá, sufrió los mismo inconvenientes de Titán Plaza, pero logró mitigar un poco el efecto mediante la construcción del puente de la calle 183 sobre la autopista norte con su respectiva oreja. 'Luego llegó la ampliación de la Autopista por parte del Distrito lo cual mejoró la movilidad de la zona. En abril de 2011 Santafé presentó un nuevo estudio a la Secretaria Distrital de Movilidad con el que se busca implementar nuevas medidas que sigan mejorando el flujo vehicular del entorno', dijo el gerente Alejandro Arango.

Mientras tanto, la Policía de Tránsito, dice que los centros comerciales y todas las autoridades siguen trabajando en busca de medidas que mitiguen en parte la afluencia de público y no genere congestiones mayores.

Obras urbanísticas son primordiales en los proyectos

El presidente de Ospinas, Andrés Arango, señaló que los centros comerciales deben presentar proyectos de obras urbanísticas para la construcción de cualquier centro comercial en cualquier parte del país, con el fin de mitigar algunos aspectos en el tráfico vehicular y peatonal. Es así como Juan Carlos Silva, señaló que 'prevé que la afluencia de personas se normalice en los próximos días, una vez pase la novedad de la apertura. Titán Plaza fue concebido desde sus inicios tanto en su diseño interior como en las vías de acceso para recibir a un gran número de visitantes'.

Las opiniones

Juan Carlos Silva

Gerente centro comercial Titán Plaza

“La administración prevé que la afluencia de personas se normalice en los próximos días, una vez pase la novedad de la apertura. Titán Plaza fue concebido en su diseño interior como en las vías de acceso para recibir muchos visitantes”.

Juanita Gutiérrez

Gerente Centro Comercial Santafé Medellín

“Somos conscientes del problema y nos preocupa mucho, especialmente el de los acopios ilegales. Tenemos nuestro acopio en el centro comercial, pero hay personas que salen e incentivan estas prácticas”.