Las razones de los empresarios para que EE.UU. levante arancel al acero y aluminio

Gremios aseguran que Colombia no triangula material chino en sus exportaciones.

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

El tratado de libre comercio con Estados Unidos, el alto volumen de exportaciones colombianas hacia ese país y las numerosas medidas antidumping de Colombia, son tres de las cinco principales razones por las cuales los empresarios del sector siderúrgico le piden al gobierno de Trump que se levante el pago de aranceles para la importación de acero y aluminio.

Aunque la decisión se postergó para el primero de junio, desde la Cámara Fedemetal y el Comité Colombiano de Productores del Acero de la Andi se está trabajando para que el país sea tomado en cuenta. Juan Manuel Lesmes, director del gremio, aclaró que es un tema complejo que debe ser mirado desde dos puntos de vista: las exportaciones y la desviación comercial”.

Una de las primeras razones, según Lesmes, es el tratado de libre comercio que hoy está vigente. “El año pasado Colombia exportó US$58,8 millones a Estados Unidos, con un crecimiento importante del año anterior. Esto es una prueba de que sí estamos utilizando el tratado de libre comercio. Colombia cumple todos los requisitos por eso es importante que nos eximan de los aranceles”.

Otra de las razones de los empresarios es que Colombia no quedaría blindada. Según María Juliana Ospina, directora del Comité Colombiano de Productores del Acero y vocera de las cinco siderúrgicas del país, con esta desviación de mercados, China se convertiría en una amenaza global.

“Antes ingresaban 34 millones de toneladas al año a Estados Unidos y ahora con la medida 232, quedarían disponibles 12,5 millones a nuevos mercados. Eso generaría 3,5 veces el consumo nacional y es por eso que se afectaría en gran parte el mercado nacional”, aclaró Ospina.

A este mismo punto se suma otro argumento que incluye al país asiático y es que Colombia no triangula material chino en sus exportaciones. Según los directivos, la nación no sirve como trampolín para ingresar productos a precios muy bajos, por lo que no debería ser considerado como una amenaza comercial por Estados Unidos.

Andrés Ramírez, director ejecutivo de la Cámara Colombiana del Acero (Camacero), aclaró que “en las medidas arancelarias impuestas por Trump se encuentra la intención de usar el acero como moneda de cambio para modificar los tratados de comercio internacionales”. Con esta tesis, el empresario explicó que el gobierno norteamericano estaría imponiendo aranceles con el objetivo de mejorar sus condiciones en los acuerdos comerciales”.

Lo cuarto que argumentan los empresarios es que Colombia debe quedar excluida en vista de que para EE.UU. el país no es un mercado grande. Juan Carlos Aragón, presidente de Aluminum & Glass Products, precisó que en este momento el tema arancelario no afecta en mayor medida a los importadores locales. Agregó, que “el volumen colombiano no es representativo para EE.UU.”

La última y quinta razón que esgrimen los empresarios tiene un tono diplomático. “Colombia siempre ha sido amigo de EE.UU. en temas comerciales y de seguridad nacional. Se debe respetar esa cercanía porque somos un aliado estratégico”, dijo Lesmes.

TEMAS


Acero - Camacero - Industria - Guerra Comercial Trump - Presidencia Trump - Donald Trump - Trump Economics