Columna de pruebas: menos peso, las mismas características

Mónica María Parada - mparada@larepublica.com.co

Esta semana LR probó el ultrabook Aspire serie S de Acer que cuenta con el respaldo de los procesadores y la tecnología de seguridad Intel.

La promesa de esta línea de computadores es tener la misma capacidad de procesamiento que un portátil de alta gama o que un computador de escritorio, pero eliminando notablemente el peso del equipo y alargando la vida de la batería y la verdad es que lo consiguen con buenos resultados.

Es notable destacar que cuando se corren programas que requieren de alto rendimiento gráfico como juegos, videos, incluso en edición y en multitarea, el equipo tiene una velocidad de respuesta mínima, lo que hace que no solo sea más rápido que algunos con familias anteriores de procesadores sino que además optimiza el tiempo que un usuario tarda en ciertas tareas, sumando puntos a la experiencia.

Esta característica de velocidad y procesamiento también es evidente cuando entre o sale de modo hibernación, si bien no se trata de una demora menor a un par de segundos como lo promocionan algunas marcas, si es una respuesta mucho más corta que la de un portátil.

En lo que sí se llevan todos los puntos los Ultrabooks, igual otros portátiles ultradelgados del mercado, es en la diferencia de peso, pues aunque sus dimensiones de pantalla siguen siendo generosas y, por lo tanto, se trata de un equipo cómodo para trabajar, es muy fácil de cargar. La batería también es un plus pues para el caso de la prueba duró 2 veces más que la de un portátil.

Finalmente, este equipo trae un software de seguridad que genera un bloqueo contra robo o tras inactividad, que no solo afecta el software sino el hardware por lo que resulta muy efectivo.

TEMAS


Tecnología