Columna de pruebas: Para los amantes de la fotografía

Mónica María Parada - mparada@larepublica.com.co

Esta semana LR probó la Canon Rebel T3, una de las profesionales de la compañía de tecnología. Este equipo tiene la gran ventaja de no se tan grande ni pesado, por lo que en términos de movilidad se gana un punto a favor en comparación con otros equipos que resultan muy incomodos de llevar en un bolso o en una maleta.

En cuanto a su desempeño, se trata de una cámara con funciones avanzadas que resulta de fácil manejo y se ajusta sin problema a las diversas condiciones de luz, a los efectos que con la óptica quiera lograr el usuario y la exposición de luz que se quiera tener, es decir, al tratarse de una cámara profesional, se pueden modificar opciones como el Iso y el ASA, la apertura del obturador y los modos de imagen, así como el foco automático o manual para que el fotógrafo no tenga que sacrificar en ningún momento su creatividad y libertad a la hora de lograr una captura. Otra de sus ventajas es que graba video con solo un botón y permite la creación de carpetas para clasificar los archivos.

Pero, aunque la calidad de la fotos sea muy superior y la compatibilidad con los lentes de referencias mucho más avanzadas sea un gran ventaja, lo malo de este equipo es que su manejo no es tan intuitivo como debería ser y a un usuario inexperto le resulta bastante complicado lograr los efectos que quiere. Además, el flash que viene incluido no es el más óptimo y por lo tanto para lograr sacarle provecho a este equipo es necesario comprar un flash externo y algunos lentes que den la posibilidad de lograr mejora tomas, lo que quiere decir que la inversión será mayor a la del valor del equipo pues sin esto, la canon rebel T3 no alcanzará todo su potencial.

TEMAS


Tecnología