Con sellos holográficos las licoreras buscan ponerle freno a adulteración

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co

Las cifras de las industrias licoreras, que indican una caída en las colocaciones de ron y aguardiente (sus productos líderes) en los últimos años, señalan que el contrabando, la adulteración y la importación, entre otros problemas del mercado, siguen afectando las ventas de estas empresas.

Dentro de este menú de problemáticas, un punto crítico es la falsificación de marcas y la adulteración de bebidas, una práctica común y peligrosa que no sólo baja el recaudo de impuestos, sino además pone en riesgo la salud del consumidor.

Ante esto, desde hace más de un año, la Fábrica de Licores y Alcoholes de Antioquia (FLA) y la Industria Licorera del Valle (ILV), empezaron un proceso de adopción de un sello de seguridad que le permite tanto a las autoridades y al consumidor identificar el licor legal del adulterado en discotecas, bares o puntos de distribución.

El sello, que es termoencogible, fue diseñado y lo distribuye para el país, la firma Figurazione, que con 18 años en el mercado colombiano tiene la representación de por lo menos 6 empresas que en el mundo elaboran este tipo de tecnología para protección de marcas y productos.

'Lo que se busca es dar herramientas a los actores que intervienen en la cadena de distribución y comercialización de licores. Los sellos que se diseñaron para la FLA y la ILV tienen una tecnología que permite, a simple vista, al consumidor identificar cuál licor es bueno y cuál no lo es. Con eso se trabaja con las autoridades que hacen operativos contra la adulteración', sostuvo el director de Proyectos de Figurazione, Juan Carlos Sánchez.

El directivo explicó que la protección consiste en una envoltura en la boca de la botella llamado sello termoencogible. Contiene un logo holográfico en su parte exterior que el consumidor puede reconocer de manera fácil y se marcan molecularmente las tintas con las que se elaboran los adhesivos y sellos de las botellas. 'El logo holográfico, que es el mismo que se utiliza en las tarjetas de crédito, no puede ser fotocopiado ni escaneado. La tecnología permite el uso de un lector portátil con el que las autoridades, que realizan los controles en los establecimientos, puedan identificar el licor legal del falsificado' sostuvo.

Según señaló, a la fecha se han colocado entre la FLA (en botellas de aguardiente y ron 3 años) y la ILV, básicamente en aguardiente, en un poco más de un año, más de 115 millones de sellos. Sánchez indicó que están haciendo contactos con otras licoreras del país, entre ellas la Industria Licorera de Caldas (ILC), con la que el año pasado intentaron implementar el programa, pero debido a problemas financieros de la destilería el proyecto quedó en stand by.

El mercado movido por esta modalidad se estima en 25%
Aunque se trata de estimaciones, por ser un negocio ilegal, se calcula, según un estudio de la Universidad Javeriana, que la adulteración o falsificación de licores en el país representa entre 25% y 30% del mercado, una cifra significativa si se tiene en cuenta que esas ventas no generan impuestos. 'Por ello es importante proteger las marcas y no requiere de inversiones cuantiosas', dijo el director de Proyectos de Figurazione, Juan Carlos Sánchez, quien señaló que la FLA, por ejemplo, invierte por año en los sellos de seguridad, alrededor de 1,3% del total de las ventas.

La opinión

Juan Carlos Sánchez
Director de Proyectos de Figurazione

'Los sellos que se diseñaron para la FLA y la ILV tienen una tecnología que permite a simple vista al consumidor identificar cuál licor es bueno y cuál no'.