Con US$20.093 millones, Bimbo amplió su planta de San Fernando, Argentina

La mayor capacidad servirá para su plan exportador. Está por comenzar a vender a Uruguay y Paraguay, en breve llegaría a Perú y ampliará volumen a Chile

Cronista

La empresa mexicana de panificados Bimbo invirtió US$20.093 millones para ampliar su planta de San Fernando, con una nueva nave y cuatro líneas de producción, para ampliar la capacidad de baguettes precocidas congeladas. Así, contará con volumen suficiente para ampliar exportaciones a Sudamérica, ya que está abriendo mercados.

En la nueva nave elaborará sus productos de panadería artesanal, que se suman a las líneas de producción que ya fabrican pan blanco, integral, salvado y multicereal. Además, a partir de la incorporación de nueva tecnología, Bimbo tendrá mayores certificaciones internacionales que ayudarán a aumentar la productividad y exportar a más destinos.

“Hicimos un recambio tecnológico y cambiamos las líneas que teníamos a nuevo, a través de una tecnología de una firma francesa, por la cual pasaron de ser líneas mecánicas a robotizadas. Se manejan todas a partir de un cerebro central, y esto nos permite una mayor producción por línea; ampliamos un 30% la capacidad para estos productos”, explicó a El Cronista Diego Bustos, gerente General de Grupo Bimbo Argentina.

Durante el acto de apertura, Bustos comentó que la planta de San Fernando fue adquirida en marzo de 2016. “Desde ese momento, nos preocupamos por sacar su máximo potencial, invirtiendo en tecnología y logrando su renovación. En menos de dos años y medio no sólo se cuadruplicaron las toneladas de producción, sino que aumentó un 30% la cantidad trabajadores”, destacó.

sucursales, para proveerles desde la Argentina. El proyecto incluye tener un hub productor en la Argentina para Sudamérica, otro en Colombia para ese país y Caribe, y después México. Desde la Argentina, mi meta personal es poder exportar también al sur de Brasil.

Tenemos planta en el país vecino, pero no de congelados”, aclaró Bustos.
Como el resto de los productos masivos, este año también cae el consumo de panificados.

Pero Bustos destacó que lograron mantener ventas en volumen, a costa de resignar rentabilidad. “Reajustamos nuestra oferta de valor, con productos más atractivos y promociones y ofertas. No trasladamos el fuerte aumento de costos al producto final; la harina de trigo se disparó en mayo, pero no ajustamos en igual medida para no perder consumo. Así, logramos mantener ventas, no tuvimos que detener líneas de producción ni turnos. Pero sí se nos se resintió el nivel de ingresos, la rentabilidad”, explicó.

En la Argentina, los panes congelados son vendidos sobre todo en comercios, por ejemplo, para los sánguches que se venden en bares de estaciones de servicio, que se calientan en el momento. A nivel hogareño no se consume, por el momento, como sí sucede en otros países.

De la inauguración, participaron también el secretario de Industria de la Nación, Fernando Grasso; el ministro de Producción Bonaerense, Javier Tizado; y del presidente del Concejo Deliberante de San Fernando, Santiago Aparicio.

La empresa cuenta con cinco plantas en la Argentina, cuatro de ellas en la provincia de Buenos Aires. La primera, abierta en 1995, en el Parque Industrial de Pilar, significó el ingreso de la compañía al país; además de San Fernando, elabora en General Rodríguez, Hurlingham, General Pacheco y en Córdoba. Esta última fue comprada en noviembre de 2016, se dedica a pan de molde, para panchos y hamburguesas, para proveer a Cuyo, Noroeste y zona central del país. En esta última invirtió u$s 70 millones en 2017.

TEMAS


Bimbo - Argentina - Uruguay - Comercio - Perú - Ventas