Conozca cómo se manejan los datos en WhatsApp e Instagram

Bloomberg

Instagram cambió sus políticas de privacidad en 2012

Johan Chiquiza Nonsoque - jchiquiza@larepublica.com.co

Tras lo acontecido con Cambridge Analytica y la filtración de datos de Facebook con fines políticos y comerciales, LR revisó las políticas de seguridad de otras de las compañías que también pertenecen al grupo liderado por Mark Zuckerberg, como WhatsApp e Instagram, para conocer qué tan seguros o protegidos se encuentran los datos de sus usuarios.

Lo primero que saca a relucir la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp es que ofrece a cada usuario un cifrado extremo mediante el cual, según especifican ellos, solo el emisor y el receptor del mensaje pueden acceder a la información, ni siquiera ellos mismos.

Lo segundo que puntualizan es que, precisamente con el fin de garantizar mayor confianza entre sus usuarios, las conversaciones no quedan alojadas en sus servidores, razón por la que no se podría hacer uso de este tipo de datos.

Cabe aclarar que, a diferencia de Facebook, esta compañía no permite la inclusión de aplicaciones de terceros, teniendo en cuenta que WhatsApp es una plataforma de intercambio de mensajes; mientras que Facebook abre otra gama de posibilidades que permiten mayor penetración de terceros por medio de apps que se desarrollan dentro de esta red social. Incluso, hay plataformas o aplicaciones en las que el inicio de sesión o apertura del registro se puede saltar si se es usuario de Facebook y se entran con esos datos pre-registrados, algo que no sucede con WhatsApp.

En el caso de la política de datos de Instagram, red social especializada en fotografías, esta se modificó con la llegada de esta red social al grupo de empresas de Zuckerberg en 2012. El contenido que Instagram conserva de sus usuarios sí “puede ser compartido con negocios que formen parte legalmente del mismo grupo de empresas al que pertenece Instagram, o que vayan a formar parte de dicho grupo”, según se aclara en las condiciones.

Del mismo modo, las políticas de la aplicación, que están abiertas al público, aclaran que sí pueden compartir la información propia y la de herramientas como cookies para quienes proveen servicios que alimentan la red. También los socios publicitarios pueden acceder a la información.

No obstante, se hace énfasis en que para estos efectos, se pueden suprimir los datos que identifiquen al usuario y combinar varias recolecciones de información con el fin de que los datos no puedan ser asociados a un usuario en específico.

Cecilia Pastorino, experta en seguridad de Eset Latinoamérica, explicó: “igual que en cualquier red social, los datos estarán seguros siempre y cuando el usuario sepa protegerlos (…) Son ellos mismos los que a veces no toman los suficientes recaudos para que la información no sea expuesta”.

LOS CONTRASTES

  • Cecilia PastorinoExperta en Seguridad Informática ESET Latinoamérica

    “La idea no es dejar de usar las redes sociales o tener miedo, sino ser conscientes y saber qué uso se le está dando a esa información para que no sea usada para exponernos”.

La cláusula reza: “Al utilizar una aplicación, esta podrá pedirte permiso para acceder a tu contenido e información, así como al contenido y la información que otras personas hayan compartido contigo. Exigimos que las aplicaciones respeten tu configuración de privacidad, y será tu acuerdo con la aplicación en cuestión el que regirá la forma en que esta utilizará, almacenará y transferirá el contenido y la información que compartas”.

TEMAS


Cambridge Analytica - Tecnología - WhatsApp - Instagram