Consultorio de Jorge Cortés

Jorge Cortés - automotores@larepublica.com.co

Tengo un Chevrolet Spark y creo que tengo un amortiguador malo porque cuando caigo en un hueco suena mucho, como si se rompiera algo.

Lo llevé al taller y un mecánico me dijo que sí tenía un amortiguador roto, pero fue un diagnóstico que apenas hizo mirando. ¿Se puede identificar un amortiguador dañado de esa forma? También dijo que tengo que cambiar los dos amortiguadores. ¿Por qué debo cambiar los dos? María C.Zuloaga-Bogotá

Lo primero que debo comentar es la importancia de evitar en lo posible los huecos. Estos son los grandes causantes de muchísimas problemas en el tren de rodamiento y suspensión. Existe la posibilidad de hacer el diagnóstico de un amortiguador en mal estado sin profundizar mucho. Uno, es presionar el carro, y si queda balanceando, hay falta de presión interna dentro del amortiguador. La otra forma es la de hacer una revisión visual de la parte exterior del amortiguador, si esta húmedo, significa que el retenedor está roto o el envelo torcido, lo que hace que se pierda aceite. En la medida que el amortiguador pierda aceite, pierde efectividad, circunstancia que es la causante del ruido fuerte y seco.

La recomendación de los fabricantes es la de cambiar los dos amortiguadores, para que tengan la misma tensión. Uno viejo y uno nuevo tienden a tener distinta respuesta, lo que hace que el carro tenga un comportamiento raro. Sin embargo, si el carro tiene poco kilometraje, como 25.000 km, se puede cambiar uno solo.

¿En qué consiste modificar la suspensión de un vehículo? ¿Qué es lo que se modifica y para qué? Leo frecuentemente notas de vehículos y lo más reciente que vi fue que se le mejoró la suspensión a los Boxster de Porsche. Jorge Camargo-Cali

En cada caso es particular pues los fabricante hacen sus propias modificaciones, que más bien, se deben llamar mejoras. En particular, Porsche ha venido cambiado el tipo de materiales del aluminio al titanio. Esto permite, además de menor peso y mayor resistencia, una mejor eficiencia de movimiento ya que la masa es menor. Todo va de la mano, y si se cambia por ejemplo, lo anteriormente mencionado o la formulación de la tensión de los amortiguadores, esto incide en el tema de la dureza de los espirales, que a la vez se debe cambiar. Hechas las anteriores modificaciones también se hace necesario modificar la eficiencia de la barra estabilizadora. Otro ejemplo es si el fabricante cambia el tamaño en diámetro y ancho de la llanta. Con esto, naturalmente, la suspensión tiene que tener un retoque de acuerdo a esa nueva oportunidad de la nueva pisada.