Consultorio de Jorge Cortés

¿Qué tan resistente debe ser un carro?

A esta pregunta llegué profesor Cortés porque hace un mes iba por la Autopista Norte con mi Renault Twingo y caí en un desnivel pasando de una calzada a otra. No vi que en el paso había como un murito (del tamaño de un ladrillo) y me lo comí. Pues el resultado es que se partió la tijera en el eje y eso me inmovilizó por completo. Le juro que el golpe no fue tan fuerte y no entendí por qué se rompió la tijera, según me informó el mecánico. ¿Esas piezas son tan delicadas como para romperse en una caída?

Nicolás Rendón, Bogotá

Toda máquina tiene su límite y su fortaleza depende de la forma en que se maneje.

Naturalmente, cuando se cometen errores como el que usted manifiesta, lo que se quiere es que el carro le responda con una respuesta económica. Todas las piezas están diseñadas para cumplir funciones de trabajo normal y tiene una resistencia calculada para esto.

Si el diseño fuera proyectado a resistir golpes sería como andar en una mole de metal. Las tijeras son muy fuertes y soportan grandes cargas verticales y longitudinales, como también algo de torsión. Lo que sí está claro es que  no están hechas para resistir golpes laterales. Además, todo depende del ángulo con que usted golpeó la llanta. Es distinto golpear un andén con la llanta de frente a darle ese mismo golpe de lado. En el primer caso, los daños son a nivel de llanta y alineación posterior, y en el segundo, se le debe sumar la tijera, el amortiguador y hasta el posible desvió del chasis. La cosa puede llegar hasta el punto que si se rompe la base de la tijera, el vehículo puede volcarse.

Quisiera saber si las camionetas de la marca estadounidense Ford van a rebajar su precio por la firma del tratado de libre comercio que firmó el Gobierno Nacional con ese país.

Carlos E. Barreto, Bogotá

En principio no, pues han venido siendo importadas en una posición arancelaria que no les permitiría el ser calificadas con el beneficio de desgravación automática.

Sé que si el importador de una marca de vehículos logra la reclasificación, eventualmente sí. Esto se ve difícil pues tendrían que cancelar una multa retroactiva de los impuestos que dejaron de pagar.

En todo caso, la desgravación arancelaria general de los vehículos importados desde Estados Unidos se fijó de manera gradual. Esta reducción del impuesto protege a quienes ya han comprado un carro y para que las marcas eventualmente aprovechen una mejor utilidad.