Directivos de la minera Vale analizan la venta de los activos de carbón que tienen en Colombia

Reuters

El mayor productor mundial de mineral de hierro, estudia vender algunos negocios secundarios para impulsar inversiones en grandes proyectos de minería, dijo el miércoles un ejecutivo de alto rango de la firma.

El director ejecutivo de finanzas y relaciones con inversores de Vale, Tito Martins, dijo en una entrevista en el Foro de Minería de Reuters que existe la posibilidad de vender activos de carbón en Colombia.

Además, existe la posibilidad de venta de concesiones de petróleo y gas en Brasil, sostuvo Martins, y de "otros activos en diferentes partes del mundo" para que la empresa pueda concentrarse en proyectos de fertilizantes y mineral de hierro.

"Es una cuestión de elección; tenemos que escoger lo que mejor funciona (…) Estamos considerando la posibilidad de (vender activos de) petróleo y gas y algunos proyectos menores", comentó Martins en el evento promovido esta semana por Reuters con ejecutivos del sector de minería.

Vale comenzó a revisar el destino de las inversiones a fines del año pasado para poder hacer frente a proyectos prioritarios multimillonarios, entre los que destacan el desarrollo de reservas de potasio en Argentina y Brasil y la expansión de Carajás, la mayor mina de hierro a tajo abierto del planeta.

"Lo que estamos haciendo en estos momentos es mirar algunos activos no sólo en Colombia, sino en diferentes lugares del mundo", explicó al ser consultado sobre la posibilidad de deshacerse de minas de carbón en el país sudamericano.

Vale pagó poco más de US$300 millones por los activos colombianos hace algunos años.

Las inversiones necesarias para desarrollar las reservas petróleo y gas en Brasil en asociación con otras empresas fueron mayores a lo esperado, comentó Martins.

Vale tiene participaciones en 19 bloques en cuatro cuencas petroleras de Brasil, con socios como Shell y la petrolera estatal brasileña Petrobras.

Vale invirtió el año pasado US$18.000 millones, de los US$24.000 millones previstos originalmente, alegando principalmente problemas con permisos ambientales. El gigante minero planea inversiones por cerca de US$21.000 millones en el 2012.