El auge de las construcciones impulsa certificaciones en el sector

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co

El sector de la construcción ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos años. Entre otros factores, gracias a la inversión y al dinamismo del sector empresarial en sectores como la vivienda y hotelería. Esta situación ha llevado a que cada vez sean más las empresas que apliquen a las certificaciones que brindan tanto Icontec como la Cámara de Comercio.

Para ello, diferentes programas de certificación se han creado en el país, entre los cuales destacan la norma ISO, con sus diferentes modalidades, y los reconocimientos por labor y formación entregados por la CCB y las regionales. Ambos, son promovidos y puestos a conocimiento del sector por Camacol, Cámara Colombiana de la Construcción.

Para Colombia, en el tema de calidad de las construcciones, las empresas pueden regirse ante la norma ISO que cuenta con modalidades como la 6707-1:2004, 12006-3:2007, entre otras, para edificaciones.

Algunos de los aspectos tenidos en cuenta con estas modalidades son la identificación de sistemas de seguridad, planes y señalizaciones ante casos de evacuación. Asimismo, para aplicar a éstas, los organismos tienen en cuenta que las empresas presenten y cumplan con los requisitos de diseño, materiales, instalación y ubicación, inspección y revisión, y que los organismos, constructoras o contratistas, cuenten con los registros legales y profesionales para ejecutar las edificaciones.

Para Eduardo Loaiza, gerente de Camacol Antioquia, “la entidad ha venido trabajando en un proceso para certificar a las empresas de su sector, porque con ello se disminuyen los riesgos de accidentalidad y se garantiza la formalización del sector”.

Desde la Cámara de Comercio, la certificación se expide para aquellas empresas que demuestren experiencia en el sector, así como los conocimientos y herramientas técnicas para ejercer su labor.

La entidad entrega cuatro certificaciones: dos para capacidad técnica con más y menos de 12 meses; y la experiencia probable con los mismos periodos de tiempo.

Ante ello, Roberto Moreno, presidente de Amarilo, exalta estos programas “porque permiten que las construcciones sean más seguras y atraigan con más confianza el interés de inversionistas en el sector de la construcción”.

Debido a factores que hacen que la construcción un escenario que complejo, el Gobierno, y sus autoridades en el sector, no permiten que las empresas constructoras desarrollen iniciativas si no se cumplen con estas certificaciones.

Camacol califica a trabajadores de esta actividad

Desde Camacol, y sus regionales, la entidad ha venido desarrollando una iniciativa para certificar a las contratistas del sector y obreros que ejercen su labor sin conocimiento o experiencia.

De acuerdo con lo dado a conocer por la empresa, ya son más de 1.500 los empleados que han recibido un proceso de formación primaria, con la cual han aprendido a leer y escribir.

Sólo en la regional de Antioquia, la empresa reportó más de 112.000 empleados suscritos al programa, cifra que aún supone un reto para el ente y otros organismos del Gobienro como el Sena y el Ministerio de Educación, quienes también se han sumado a esta causa que busca la formalización del sector.

TEMAS


Construcción