El baúl de Vanessa: Máxima velocidad en el exterior

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

Esta semana los fabricantes de vehículos han estado muy movidos en el mercado internacional con el anuncio de estrategias que seguramente afectarán positivamente al mercado colombiano.

Uno de ellos es Nissan, marca que puso la primera piedra de lo que será su tercer complejo industrial en México, país de donde se importa a Colombia los modelos Tiida, D22, Versa y March. La nueva fábrica, que permitirá aumentar considerablemente la participación de esta marca japonesa en el país, pues los vehículos que llegan del territorio mexicano no tienen arancel, se construirá en una zona cercana al aeropuerto de Aguascalientes, y será 2,5 veces más grande que la planta actual que Nissan ya posee en esa zona. Inicialmente, la producción en esta planta (que se levantará en 20 meses) alcanzará los 175.000 unidades al año de vehículos compactos. En total, la producción de Nissan en México pasará de 600.000 unidades al año a unas 800.000. La inversión en esta obra es de US$2.000 millones.

vw picó primero y se llevó a porsche. Los segundos que también aceleraron a máxima velocidad esta semana fueron las marcas alemanas. En medio de una polémica en la que se acusa a Volkswagen de armar una estrategia para ahorrarse unos cuantos miles de millones de euros, esta marca cerró un trato con el fabricante de autos de lujo Porsche con el fin de quedarse con el 50,1% del capital accionario que le faltaba para tener el control total de esta marca europea. Lo curioso de esto es que era Porsche la que desde un comienzo quería comprar a VW, tarea en la cual se endeudó por hasta 11.000 millones de euros. Debido a este intento fallido, fue que VW la que en 2009 adquirió el 49,9% de la marca de alta gama, pactando que después de 2014 compraría el resto de la compañía, pues de lo contrario tendría que gastar una altísima cantidad de dinero en el pago de impuestos. Pero los directivos de este fabricante de vehículos encontraron la manera de saltarse esta norma, transfiriendo una acción de VW a Porsche, por lo que la compra pasó a ser un acuerdo de reestructuración. Los voceros de ambas marcas dijeron que desde ya se pondrán a realizar 'proyectos clave' de manera conjunta.