El Colombiano cumple 100 años y se rediseña

Marcela Chaverra - mchacon@larepublica.com.co

Bogotá_Lo que empezó como un bisemanario de cuatro páginas en tamaño tabloide, cumple hoy 100 años de entregarle al país las letras que describen su historia y registran la sociedad. Es así como hoy, en la celebración de su centenario, El Colombiano resurge con un nuevo diseño, para conmemorar la nueva era a la que se enfrenta y a la cual está orgulloso de ingresar.

Fue en Medellín, cuando apenas despuntaba el siglo, el 6 de febrero de 1912, que nació el llamado periódico de los antioqueños, con las privaciones propias de una empresa que enfrentaba retos económicos y técnicos, pero sin olvidar que  la barrera mayor era materializar los ideales de sus forjadores.

Fue entonces, con el deseo de superar las diferencias y fortalecer los lazos en la comunidad, que ese pequeño tabloide poco a poco forjó una inamovible consigna "El Colombiano, un periódico de todos y para todos", con el que día tras día fue ganando lectores, que lograron posicionarlo no silo en la región sino en todo el país.

Es indudable que la unión de Julio C. Hernández y Fernando Gómez Martinez reconfiguró el destino del periódico Su sello al atender a las razones políticas y poner empeño en la estrategia comercial, catapultó el desarrollo del periódico.

Desde entonces, se temía que el periódico impreso tendría su final cerca, preocupación que aún persiste, y que en aquella época les llevó a un perfeccionamiento del diario, que en permanente estado de cambio y de superación de múltiples obstáculos, hizo que los fundadores adquirieran el sistema Offset en 1976.  Sin embargo, a finales de la década, las circunstancia demandaban un nuevo cambio, lo que llevaría a esta palabra a ser una constante que sería la clave de su éxito.  Y es que después de adquirida la rotativa Urbanite, la capacidad calculada para 10 ó 20 años no daba a basto, por lo que se pensó en una nueva rotativa y en una nueva sede.

El diseño y la dirección arquitectónica de la nueva casa en la avenida Las Vegas, en Envigado, estuvieron a cargo de Luis Fernando Gómez Martínez y Juan José Isaza Restrepo. Y fue construída en un lote de 17.542 metros cuadrados, para contener la infraestructura humana y técnica que en adelante llevarían a los lectores las noticias del acontecer local, nacional e internacional.

Es precisamente allí, donde hoy, tras hechos relevantes como atentados, rediseños, revueltas por política, adquisiciones y traslados, las cuales se publicaron en sus páginas, es  que este medio de comunicación ahora recorre en su memoria y se establece como uno de los primeros periódicos nacionales.

Hoy, El Colombiano no solo es el diario de los antioqueños es una empresa periodística con diversos productos que procuran día a día satisfacer las necesidades de sus lectores, sin perder su compromiso con la verdad y sin abandonar sus sueños de ayudar a construir una Colombia mejor.

"El que El Colombiano siga después de 100 años en vigencia es la demostración de que la muerte de los medios impresos no está si quiera cerca, y más ahora que se adaptan a un nuevo tiempo con el nuevo rediseño", apuntó Nora Sanín, directora ejecutiva de Andiarios.

Y es que después de vivir durante mucho tiempo en la era del teléfono, los cables y las transmisiones, ahora el periódico se fortalece con una apuesta dinámica en su formato físico y emprende una apuesta hacia el mundo digital que procura no robarle los hechos y las palabras, características de algún tiempo.

Nuevas plataformas, con el concepto de convergencia se convierten en un brazo más para llegar a sus lectores. Aún así, siguen creyendo en el papel, pues es este el que ha registrado con tinta sus pasos, la manera en que año a año y paso a paso han llegado hasta aquí y en el que se mantiene su reflejo en la historia. El cual hoy les permite definirse con el bagaje suficiente para ponerle la mejor cara a este nuevo siglo.

Un periódico de hechos, no palabras
El 2 de enero de 1924 apareció en primera plana un aviso que así decía: "Hechos no palabras", lo cual no es gratuito, demostrando los numerosos premios que su equipo periodístico ha obtenido como el premio Simón Bolívar, galardón obtenido en numerosas ocasiones y en diferentes categorías, premio Kodak Internacional a la mejor impresión en Color, Mercurio de Oro (otorgado por Fenalco) y una lista que no terminaría.

Esta trayectoria confirma con más intensidad que el diario antioqueño El Colombiano no sólo son palabras, son hechos y hechos de cambio. La transformación no sólo se puede verificar en su infraestructura y parte técnica sino en los criterios informativos, siempre a la vanguardia de las necesidades de un lector, también en evolución como su diario.

Las opiniones
Nora Sanín
Directora ejecutiva de Andiarios

"Es emocionante que el periódico regional más antiguo del país, llegue a sus 100 años con vitalidad y con una ampliación de sus productos".

José Navia
Autor de Un Siglo del Colombiano en 100 palabras

Es impresionante conocer la historia del diario y ver cómo sus forjadores tenían una visión futurista, que consolidan hoy, lo que el periódico es".