El Invima solo le aprobó a Revertrex hacer publicidad como un suplemento dietario

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

La polémica que generó la orden de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) de retirar la publicidad de Revertrex, en la que se haga alusión a que este producto es la “fuente de la eterna juventud”, obligó ayer al Invima a enviar un comunicado donde explicó que la marca sancionada sí tenía la autorización de este organismo de hacer publicidad, pero solo como suplemento dietario.

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos precisó que el año pasado recibió 447 solicitudes de conceptos publicitarios de suplementos dietarios, de los cuales solo fueron aprobados 172 propuestas, esto es 38% del total. "El 62% restante fue negado, incluídos 32 de los 37 conceptos presentados del producto Revertrex. De las cinco publicidades aprobadas para este producto, ninguna de ellas incluyó las frases: "El Revertrex participa como activador de la longevidad", "Fuente de la Eterna juventud", entre otras, dado que su uso está solo aprobado como suplemento dietario", indicó el Invima en el informe de prensa.

También se explicó que Revertrex fue estudiado y autorizado como un suplemento dietario y que mientras se comercialice bajo este concepto no constituye ningún riesgo para la salud.

"La publicidad y las etiquetas con las que se comercializa el producto deben ajustarse  a la Normatividad Sanitaria Vigente, de tal manera que al no ser cumplidas en este contexto, el Invima impuso sanción el 28 de noviembre de 2011 y compulsó oficios a la Superintendencia de Industria y Comercio para lo de su competencia", indicó el organismo estatal. LR intentó comunicarse con algún vocero del Invima, pero no hubo respuesta.

En 2011 se negaron 64% de las solicitudes
El Invima aclaró que su función, como autoridad sanitaria, no solo se concentra en la de aprobar o rechazar la fabricación y venta de un producto. "Entre las competencias está la de ejercer inspección, vigilancia y control no solo de los productos de su competencia, sino de la forma como éstos se publicitan, de manera que la publicidad brinde información acertada e induzca al consumidor a una adquisición certera y segura que no genere riesgos en su salud", detallaron. Durante 2011 el Invima recibió 8.095 solicitudes de aprobación previa o solicitud de conceptos sobre publicidad, de las cuales solo se aprobaron unas 5.242 (64%).