Negocio de paletas artesanales se fortalece con aperturas

El sector vende $142.300 millones al año y hay 805 puntos, según Euromonitor.

Lina María Guevara Benavides

Fue en 1905 cuando Frank Epperson, de apenas 11 años de edad creó, por accidente, la primera paleta Popsicle, un invento con tanto éxito que fue patentado en 1923. Aunque la historia data de hace un siglo, la tradición de las paletas artesanales ganó furor en Colombia hace apenas seis años, cuando La Palettería abrió su primer punto y aparecieron propuestas como Bumk, Romeo & Paleta, Cream On y Brooklyn, marcas que, tras vivir una etapa de auge, hoy están en fase
de consolidación.

“Gran parte de nuestra idea fue buscar una forma diferente de presentar un producto tradicional de forma llamativa. En Bogotá fuimos los primeros y, sin duda, hubo un boom entre 2014 y 2016, cuando se pusieron en marcha varias marcas. Sin embargo, todavía no se ha acabado el negocio y nuestras ventas y clientes se mantienen”, explicó Felipe Acosta, gerente general de Romeo & Paleta.

Por el contrario, para Liliana Tamayo, gerente de La Palettería, “el auge de las paletas artesanales ya pasó”. De acuerdo con la vocera, hace seis años, cuando su negocio empezó ninguna marca se dedicaba a esto, muchas llegaron y al mismo tiempo otras salieron, hasta que el mercado se decantó.

LOS CONTRASTES

  • Felipe AcostaGerente general de Romeo & Paleta

    “Sin duda hubo un boom muy importante entre 2014 y 2016, cuando las paletas presentadas de esta manera eran una locura, pero no creo que haya pasado”.


  • Liliana TamayoGerente de La Palettería

    “El auge ya pasó. Nosotros empezamos hace seis años porque aquí no existía ese negocio. Muchas marcas llegaron, otras salieron y el mercado empezó a decantarse”.

“En nuestro caso no pudimos superar las ventas del año anterior, la disparada del dólar y el pago de impuestos por materias primas importadas terminaron perjudicando nuestra utilidad. Además, no es fácil abrir un local porque no se acomodan a los costos de operación de un negocio como el de nosotros”, explicó Tamayo.

Aún así, la compañía ve 2018 con mejores ojos por lo que, con 11 locales operando a nivel nacional, espera hacer tres nuevas aperturas más en Cali, Montería y Bucaramanga y conquistar Estados Unidos, expansión que ya está en proceso.

Romeo & Paleta, quien lidera en presencia con 22 puntos e incursionó el año pasado en paletas de licor y para mascotas, tiene entre su presupuesto abrir seis nuevas tiendas, de las cuales una estará ubicada en la zona amurallada de Cartagena.

Para Acosta, “sin duda la carga tributaria dificultó más las cosas, pues antes se podía jugar un poco mejor para bajar el peso de los impuestos. Además, los precios de los arriendos a veces nos aterran y nos preguntamos cómo algunas marcas pueden pagar esos valores”.

Sin embargo, el vocero destacó la apertura de la semana pasada en Pasto y aseguró que la apuesta es mantener las ventas con la inclusión de chocolatería y algunos productos complementarios.
Cream On, Bumk y Brooklyn, mientras tanto, crecerán este año con nuevas líneas de negocio, pues más que puntos propios su core se concentra en distribución y venta de grandes volúmenes para eventos tanto públicos como empresariales.

En el caso de Cream On, Christofer Wilches, el gerente de la compañía, aseguró que tiene dos puntos que operan en Bogotá y Villavicencio. Sin embargo, su verdadero negocio está en la distribución a seis empresas de Bogotá.

“La proyección para este año es aumentar las distribuciones porque vimos que es un negocio más rentable, que no depende de arriendos, empleados y otros costos, como lo hacen los más grandes”, dijo Wilches. Sin embargo, no destacó la apertura de un punto más, bajo el concepto de restaurante de helado.

De acuerdo con Estefanía Alvarado, socia de Brooklyn, 2017, su año de incursión, fue un éxito, pues con una propuesta de helados de licor la compañía llegó a distribuir a cuatro puntos de venta de terceros y para 2018 se espera que sus paletas lleguen a 12 locales más.

Por el contrario, la directora general de Bumk Heladería, Catalina García, dijo que aunque su negocio ya lleva cuatro años y suma cuatro puntos, la apertura de nuevas tiendas y la distribución son líneas que requerían grandes inversiones, para las que la firma no estaba preparada. No obstante, a partir de este año, la empresa crecerá en eventos empresariales, distribución y abrirá un punto más.

TEMAS


Helados - Comercio - Estados unidos - Romeo & Paleta - La Palettería