En el consumo nacional del acero pesan más las compañías dedicadas a importaciones

De las 3,6 millones de toneladas comercializadas, dos millones llegan de afuera. El mercado se vería afectado por las medidas de Trump.

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

En 2017, según reportes de la industria de metales, hierros y sus derivados, se comercializaron aproximadamente 3,6 millones de toneladas de acero en el país, de las cuales dos millones de toneladas llegaron por importación y tan solo 1,3 millones fueron de producción local.

Las proporciones de mercado en este negocio, que mueve más de US$2.500 millones al año de acuerdo a cifras suministradas por Gerdau, podrían cambiar a partir de esta semana si Donald Trump firma el decreto de aumentar los aranceles de acero y aluminio en Estados Unidos.

El sector mira con preocupación la posible entrada de los decretos ejecutivos propuestos por el presidente de Estados Unidos, pues se impondrán tarifas de 25% sobre las compras externas de acero que haga ese país, así como de un 10% sobre las de aluminio.

La implicación de esta decisión internacional para Colombia es que, según explican los analistas, ese volumen de acero y aluminio que deje de entrar al mercado estadounidense por cuenta de unas tarifas más altas, puede reubicarse en otras naciones del continente.

El territorio colombiano puede ser uno de ellos pues en Colombia hay aranceles de 5% (para unos productos muy puntuales) y de 10% para la importación de acero y aluminio en general, exceptuando Brasil y México, donde hay tratados de cero arancel para este segmento.

Según el director de Fedemetal, Juan Manuel Lesmes, “el impacto nacional también se puede sentir por pérdidas en las exportaciones que hacemos las cuales para acero son US$33 millones al año, y en el caso del aluminio, también sería muy grave, por dejar de vender US$150 millones”.

Hay que recordar que reportes del Departamento de Estado de Estados Unidos, señalaron que a octubre del año pasado China era el segundo país de origen de donde llegaba el acero, y esa nación al año se encarga de la producción de 400 millones de toneladas del producto que al dispersarse en territorios como Colombia generarían una devaluación global.

“El precio del acero está alto y con una medida como de Trump muy posiblemente termine en otras latitudes como América Latina, lo que podría llevar a que el valor baje, pero aún no habría sobreoferta porque China está recortando en 150 millones de toneladas su producción, luego de reportes en los que se nota que a nivel mundial el total es de 1,6 billones de toneladas con 49% siendo de los asiáticos”, explicó el director ejecutivo de Camacero, Andrés Ramírez.

Quién es quién en el mercado
Aunque es un solo mercado, hay dos tipos de jugadores en el mercado del acero. Uno de ellos son los productores, entre ellos, Gerdau (con una capacidad instalada de 750.000 toneladas), Paz del Río (450.000), Siderúrgica Nacional (250.000), Siderúrgica de Occidente (200.000) y Siderúrgica de Caldas (140.000).

El otro grupo está integrado por las firmas GyJ, Ferrasa, Acesco, Diaco, Colmena, Sidenal, Steckerl, Almasa, Agomer y Arme, y son los que colocan más producto en el mercado.

Los analistas dicen que ambos grupos se verán afectados, pues los productores ya vienen siendo impactados por temas como el contrabando y los precios bajos del acero chino, un volumen que se puede incrementar si se ahuyentan las toneladas que entraban a Estados Unidos.

Por el lado de las importadores, el escenario no es mejor pues tendrían que competir con gigantes internacionales que tienen mayores ventajas de exportación como China y Turquía.

La reacción en aluminio
Por el momento, donde hay un poco de tranquilidad temporal es en el aluminio, ya que la producción de acero es mayor a nivel global. El gerente de Aluminium & Glass, Juan Carlos Aragón, señaló que a corto plazo “no nos afecta, lo único que podría causar es desviación de material de EE.UU. a otros países, pero a los importadores de Colombia no les genera una afectación muy directa. Es preocupante para exportadores, porque parece que no es solo aluminio en bruto, sino todo el capítulo de derivados”.

TEMAS


Aluminio - Acero - Donald Trump - China - guerra comercial