“Es un año retador en lo político pero nunca la economía de la región prometió tanto”

La compañía tendrá 70 aviones nuevos este año.

Lina María Guevara Benavides

A propósito del lanzamiento de la indumentaria Passport Plum que hizo la compañía Delta Air Lines el fin de semana en el Aeropuerto Internacional de Miami, y que desde el 29 de mayo portarán 60.000 de sus 80.000 colaboradores, LR habló con Luciano Macagno, managing director de Delta Air Lines para América Latina y el Caribe.

El directivo destacó los resultados obtenidos por Delta en 2017, pues a mitad de febrero la compañía reportó que sus ingresos ascendieron a US$41.244 millones, con un crecimiento de 4% frente a 2016, pese a que sus utilidades cayeron 18% al cierre del año, pasando de US$4.373 millones a US$3.577 millones. Macagno rescató el potencial de desarrollo que tiene la industria aérea en América Latina y dijo que pese a lo retador que puede parecer el panorama político regional, éste es el año más prometedor, de los últimos 10, para la economía de América Latina.

¿Cómo está la operación de Delta en América Latina?

Estamos muy bien. Nuestros resultados globales de 2017 muestran que tuvimos un buen año, en el que América Latina fue muy importante. Hoy, en el negocio internacional, es el que más crece para Delta y la región hace parte de eso. Es un mercado que, además, promete muchísimo en términos de desarrollo de la industria.
Hay países como Colombia que están más desarrollados por sus características y porque se viaja mucho en avión, pero también hay otros que no están tan avanzados. Sabemos que va a ser un año desafiante en términos políticos, pero creemos que la economía de la región nunca prometió tanto en los últimos 10 años.

¿Qué porcentaje de la operación está en América latina?

A nivel de la industria, en general, representa entre 5% y 7% del mercado global.

Respecto a Colombia, ¿qué tan competido está el negocio y por qué Delta Air Lines no ha sido más “agresiva” en el mercado?

Colombia es y siempre ha sido un mercado muy competitivo, porque los colombianos viajan mucho en avión y cuando tienes un cliente que viaja y que sabe, es un mercado que se vuelve competitivo. Para Delta, es súper interesante no solo por lo emisivo, sino también porque es muy atractivo para gente que quiere volar a Colombia. Estamos muy contentos con los resultados, creemos que hay una conexión muy fuerte entre Bogotá y Atlanta y Cartagena y Atlanta, rutas que operamos con equipos 757.

¿Cuáles son los mercados más importantes para Delta en América Latina?

Es difícil hablar de importancia porque es una palabra muy relativa. Todos los mercados son importantes para nosotros y cumplen una función dentro de la región, independientemente de su tamaño. Sin embargo, en los que más están pasando cosas son en dos. El primero es México, porque a través de nuestro Joint Cooperation Agreement (JCA) con Aeroméxico estamos trabajando muy de cerca para tener un producto más integrado entre Estados Unidos y México; y el segundo es Brasil, donde somos socios de Gol.

Ustedes salieron de Venezuela, ¿es posible que vuelvan a operar?

Efectivamente no estamos volando y, por ahora, no está en nuestros planes.

Delta tendrá 70 nuevos aviones este año, ¿operarán en la región? ¿qué otros planes tienen en la compañía?

Este es un año muy próspero porque económicamente será bueno para la región. Habrá que estar despierto para ver qué efectos tiene eso sobre la industria, en qué mercados se puede crecer y en cuáles no. Nosotros siempre estamos buscando oportunidades y pese a los desafíos macroeconómicos y políticos que habrá, lo vemos muy bien.

¿Y en cuánto a la flota nueva?

Efectivamente estamos incorporando unos aviones Airbus A350 nuevos, pero no son equipos para volar a la región de América Latina. Estos son aviones grandes y de largo alcance que más bien llegan a reemplazar nuestro anterior Boeing 747. Y, en cuanto a América Latina, siempre trabajamos con una flota de Boeing 767 y Airbus 330, que son productos mucho más adecuados para el nivel de alcance que necesitan estos mercados.

En Colombia siempre estará la oportunidad de crecer y, de hecho, una vez empecemos a recibir nuevos aviones y más pequeños, veremos cómo estar en más mercados cercanos a Estados Unidos. No es un proyecto para 2018, pero sí a futuro.

TEMAS


Delta Airlines - Brasil - México - Elecciones 2018 - 2022