La plataforma de origen colombiano Fliko prevé atender 350.000 huéspedes al año

Bogotá, Cartagena, Medellín y San Andrés serán, por ahora, las cuatro ciudades en las que iniciará operaciones.

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

El éxito de las plataformas de alquiler de vivienda para hospedaje como Airbnb, Booking o HomeAway fue el principal motivo para que un grupo de emprendedores colombianos desarrollaran Fliko, una plataforma que facilita la administración de bienes inmuebles que se ponen en alquiler a través de plataformas virtuales. La app prevé llegar a cuatro ciudades con cerca de 350.000 huéspedes por año.

La plataforma iniciará a operar desde junio bajo el concepto de ser una administradora de las propiedades en alquiler. Así lo confirmó Manuela Uribe, business development manager de Fliko, quien explicó que el modelo de negocio se centra “en facilitar la gestión a los propietarios para que puedan inscribir sus inmuebles en Airbnb o Booking. Nosotros cobraremos 20% de comisión y seremos una alternativa novedosa para aquellos que deseen tener ingresos extra con sus propiedades”.

Bogotá, Cartagena, Medellín y San Andrés serán, por ahora, las cuatro ciudades en las que iniciará operaciones Fliko. Aunque se contempla llegar a otros destinos, Uribe resaltó que se arrancará en estos lugares debido al alto volumen de turistas que circulan en estos lugares.

“Estos son los destinos donde se mueven más las cortas estadías. Estamos en este momento en un proceso de verificación, para asegurarnos que todos los papeles estén en orden. Este año tenemos presupuestado llegar a otras ciudades y buscar las opciones de internacionalizar la idea. Podría ser España”, aclaró Uribe.

Con un poco más de 6.700 viviendas activas inscritas a Aibnb en la capital, según el más reciente estudio de Cotelco, la directiva cree que Bogotá tiene un potencial importante para el turismo de negocios. Es por eso que, pese a que aún se están finalizando los últimos trámites, Fliko atenderá a todo tipo de viajeros, desde huéspedes corporativos a viajeros de vacaciones.

Ante la duda sobre si se apoyará o no la ilegalidad del sector, Uribe resaltó que “uno de los diferenciales de la plataforma es que cada uno de los inmuebles inscritos tendrán un Registro Nacional de Turismo, en el cual se certifique que las propiedades están en la capacidad para prestar servicios vacacionales. Esto da un parte de tranquilidad a los propietarios e impulsa la confianza de la plataforma”.

Para Daniel Cabrales Méndez, gerente del Zuana Beach Resort, “el Registro Nacional de Turismo es un documento por el que estamos en desacuerdo con Airbnb. Es importante que se dé una regulación en el tema y que las viviendas que se alquilen cumplan los requisitos y las exigencias que cumplimos los hoteleros. Así estaríamos en igualdad de condiciones”.

Y es por eso que estas exigencias podrían cumplirse con Fliko, pues según Uribe, “entre sus prioridades está que los usuarios cuenten con un documento que certifique sus propiedades con los estándares de un lugar de hospedaje.

Por ahora, la compañía espera cerrar los primeros seis meses con 50 propiedades bajo su administración. Sin embargo, a mediano o largo plazo, su objetivo se centra en tener 1.150 habitaciones bajo su operación.

TEMAS


Comercio - Ecoturismo - Ministerio de Comercio, Industria y Turismo - Registro Nacional de Turismo - Airbnb