La alemana Mercedes-Benz renovó la cara de la Clase M

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

La gama de los utilitarios podría ser una de las más dinámicas este año ante la cantidad de lanzamientos previstos para este nicho, y una de las marcas que ya aportó su granito de arena para consolidar esta realidad fue Mercedes-Benz.

La firma alemana presentó en Bogotá la tercera generación de la Clase M, un SUV (sport vehicle utility vehicle) cuyo principal cambio fue la modificación de su carrocería y diseño, lo que mejoró su nivel aerodinámico, y por tanto, su coeficiente de consumo de combustible.

Lo más notable de esta camioneta que llega con motor diesel es su nueva parrilla, ahora más limpia y moderna, y el refinamiento del conjunto de los faros delanteros de doble óptica.

Las exploradoras también fueron objeto de modificaciones, al sustituir los tradicionales bombillos circulares por una fina franja de luces tipo LED.

Las entradas de aire en el capó ahora destacan más que en la versión anterior, así como las líneas en esta parte de la carrocería del vehículo, que ahora están más marcadas en la tapa de aluminio bajo la cual se ampara la máquina de 2.143 centímetros cúbicos.

Si bien los espejos retrovisores externos en la segunda generación de la Clase M ya venían con luces de cruce, en esta nueva gama se refinó su diseño al instalar dos franjas de pequeños bombillos.

El habitáculo de la camioneta alemana también ofrece nuevos beneficios, gracias al trabajo hecho por el grupo de ingenieros del Mercedes Technology Center. El que más destaca es su condición de aislamiento de los ruidos externos y la reducción de las vibraciones en la cabina.

'Este aspecto es denominado por los especialistas como NVH (Noise, Vibration, Harshness), lo que significa en español `ruido, vibraciones y asperezas`. Mejorar este tema influye en gran medida sobre el ambiente de bienestar a bordo y sobre la seguridad psicofísica de los pasajeros del vehículo, sobre todo en viajes largos. La base del excelente confort NVH en la nueva Clase M es la elevada rigidez de su carrocería', indicaron voceros de la marca alemana.

Un elemento que garantiza mayor confort en este nuevo modelo es su gran ángulo de apertura de puertas, lo que permite un mejor acceso tanto de personas como de objetos, como por ejemplo, sillas para bebés.

Eficiente por dentro y por fuera
Además de que la máquina biturbo funciona con biocombustible, la eficiencia del motor también se da por la incorporación del sistema BlueEffciency de Mercedes-Benz, mediante el cual se optimiza de forma automática el funcionamiento interno de sus partes mecánicas y, por tanto, el uso del combustible.

Según datos que aportó la casa matriz del fabricante de vehículos, el consumo promedio de la nueva Clase M en ciudad oscila entre 7 y 7,6 litros por cada 100 kilómetros recorridos. Esta misma cifra en carretera varía entre 5,8 y 5,4 litros por el mismo recorrido.

El funcionamiento motor se complementa con aditamentos de seguridad, como el sistema de alerta por cansancio (Attention Assist), la señal de pérdida de presión en llantas, las luces de freno adaptativas y el servofreno de emergencia BAS, con detección automática de situaciones de frenado de emergencia y asistencia para aplicar la fuerza máxima de frenado.

Ficha técnica
Motor:
2.2 litros biturbo, 4 válvulas por cilindro, 204 caballos a 4.200 rpm y un torque de 500 Nm a entre 1.600 y 1.800 rpm.
Transmisión: automática secuencial de siete velocidades, llamada 7G-TRONIC PLUS.
Versiones: diesel y AMG (disponible para II semestre).
Frenos: de discos autoventilados y macizos.
Suspensión: independiente de trapecio articulado y brazos múltiples.
Dimensiones (mm): 4.804 de largo, 2.141 de ancho y 1.788 de alto.
Maletero: 2.010 litros como máximo, con asientos abatidos.
Consumo en ciudad: entre 7 y 7,6 litros por cada 100 Km.
Precio ($): 144,9 millones.