La firma Havaianas retomará su negocio de calzado en el país con venta directa

La compañía no es nueva en el país, sin embargo a nivel global la marca está en un proceso de reorganización.

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

La marca de sandalias Havaianas no es nueva para el mercado colombiano. La operación inició en 1997 y desde entonces, por medio de distribuidores locales, había mantenido la venta intermediada en puntos del Grupo Éxito y comercios dedicados al calzado. Ahora, la compañía que se encuentra en un proceso de reorganización a nivel global, dentro de sus cambios, decidió instalar una filial en el país para vender de manera directa.

La firma brasileña se instaló con una nueva oficina que liderará el nuevo country manager, Alejandro Cruz, quien señaló que “nuestro estudio de mercado arrojó que 72% de los consumidores tiene al menos dos pares de sandalias, mientras que 78% las usa diariamente, evidenciando así que cada vez más los colombianos apuestan a calzados de calidad que les permitan estar cómodos y acordes a su personalidad. Havaianas, llega a Colombia para sorprender a todas las edades, a través de un portafolio de más de 66 estilos y 276 colores”.

Según señalaron directivos de la firma a la prensa argentina, el Grupo Alpargatas, propietaria de la marca de sandalias ahora está con nuevos dueños, pues el año pasado finalizó el proceso de venta de la compañía que pasó de J&F a Cambuhy, Itaúsa y Brasil Warrant por US$1.100 millones.

La primera decisión para Colombia con la nueva administración es una inversión de US$5,7 millones para la apertura de tiendas los próximos tres años, lo que va de la mano con comentarios de empresarios del sector quienes aseguran que Havaianas ya empezó la búsqueda de locales no solo en Bogotá sino en otras ciudades, este anuncio se haría oficial hasta después de agosto.

La historia de la firma en Colombia ha estado bajo la representación a través de terceros, en 1997 inició con la compañía Procoval S.A, pero después de más de 17 años la casa matriz señaló que no cumplían con los volúmenes de venta exigidos.

Su distribuidor empezó a estancarse con las metas del Grupo Alpargatas, además, estos notaron que sus ventas apenas alcanzaban 10% o 15% de lo que lograba la competencia, así que canceló el negocio y se lo entregó a Corporación Sanda en 2015, quienes compraron un primer stock de $3.000 millones.

Después del primer año los reportes eran alentadores, Havaianas se estaba recuperando en Colombia y crecía en ventas a ritmos de 50%, así se pasó a una meta más ambiciosa de vender entre tres y cuatro millones de pares anuales en el mundo.

El gran problema para la marca se dio hasta finales de 2016, desde Brasil la casa matriz bloqueó el envío de mercancías que ya se habían comprado sin justificación alguna, lo que de inmediato ocasionó que la facturación de Sanda cayera 90%, incluso, tuvo que entrar en procesos de despidos con por lo menos 30 de sus empleados.

Con el hecho, Sanda registró pérdidas millonarias y la Superintendencia de Sociedades la sometió al Régimen de Insolvencia Empresarial. Luego, la distribuidora argumentó que había un proceso de competencia desleal, pues hace casi un año en diferentes eventos de la industria, ejecutivos de Alpargatas empezaron a comentar con distintos clientes que ellos entrarían a operar su marca sin intermediarios.

El conflicto terminó ahora con la separación oficial de las empresas, pues al igual que en Colombia, Havaianas está negociando directamente en Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Paraguay, Uruguay, Puerto Rico y México, con los cuales también entró con la apertura de nuevas tiendas propias.

TEMAS


Havaianas - Negocio de sandalias - Sandalias - calzado