La marca de trajes de baño Chamela, empezará su nuevo plan de expansión en el país

La empresa espera que su facturación crezca a niveles de 13% este año.

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

A diciembre de 2017 las ventas de la industria textil por fuera de Colombia, llegaron a US$194 millones. Se presume que este año con la entrada directa de más marcas nacionales en países de la región estaría sobrepasando la línea de US$200 millones.

Los segmentos que más han crecido en cuanto a subsectores son líneas deportivas y trajes de baño, estos últimos porque entre 2012 y 2018 la producción de las prendas se elevó 45% en gran parte, gracias a la entrada de nuevas empresas, la mayoría por pequeños diseñadores que ya conforman un grupo de más de 170 marcas.

Uno de los ejemplos de alzas en las unidades que produce Colombia está en la compañía Chamela, que con cinco años en el mercado actualmente está confeccionando al año entre 750.000 y 800.000 unidades. Ahora, bajo un plan de expansión, la cifra podría llegar a 850.000 prendas anuales.

Según explicó el gerente de la compañía, Julián Gallón, “este número se debe a que en este momento además de trajes de baño, también le hemos apostado a la línea de ropa interior y trajes de baño, luego se podría pensar que con base en el plan de expansión de la marca se logre un aumento de la producción próximamente”.

Precisamente, sobre los nuevos negocios de la compañía, Chamela distribuye en Colombia por medio de nueve tiendas, de las cuales cinco están en Medellín, y de a un punto en Bogotá, Manizales, Cartagena y Armenia.

Ahora lo que se busca es entrar en un proceso de aperturas de dos puntos por año en Colombia, para explorar nuevas ciudades y llegar a 30 espacios.
Sobre estas nuevas tiendas, estas están planeadas bajo un esquema entre 45 y 60 metros cuadrados y cada m2 estaría por el orden de $2,7 millones. Así las cosas se pensaría que cada punto que se abra estaría entre $121 millones y $162 millones. De igual manera, para lograr el funcionamiento de estos puntos cada uno se debe abastecer con por lo menos 2.000 unidades divididas entre trajes de baño, íntima y deportiva.

LOS CONTRASTES

  • Carlos Eduardo BoteroPresidente de Inexmoda

    “Los últimos años con el aumento de diseñadores que sacan sus propias marcas, el traje de baño colombiano en el extranjero se ha visto más demandado”.

Hay que tener en cuenta que con la categoría beachwear por cada 10 marcas de trajes de baño colombianas, por lo menos, siete se venden dentro del país pero por internet, sin tiendas físicas. Esto se debe, según Natalia Gaviria, directora de la marca de lujo Cosita Linda, a que “el consumo colombiano aún es bajo, el índice de confianza al consumidor no está en su mejor momento, por eso un vestido de baño de US$100 no lo pagan las personas aquí, mientras que en otros países esto sí se aprecia más. Por esto, es que hay cientos de marcas locales que no se conocen en Bogotá o Medellín, pero sí en otros países”.

Por eso mismo, la presencia de las marcas fuera de Colombia es cada vez más fuerte y en el caso de Chamela, sus ventas en el exterior se buscan aumentar por medio de la negociación de semifranquicias. “Queremos ahora que se logren acuerdos comerciales quizá con quienes ya tienen distribución de nuestras prendas en otros países, pues ya hay experiencia con ellos”, agregó Gallón.

La marca por medio de terceros, es decir con tiendas multimarca, está llegando a Guatemala, Costa Rica, Perú, Bolivia Panamá y México; este último la primera posibilidad para las aperturas físicas.

TEMAS


Trajes de baño - swimwear - ropa femenina - Moda femenina - Textiles - Exportación de textiles