Las ventas de licores locales disminuyeron cerca de 2,18% durante el año pasado

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co

Los licores nacionales pierden la carrera con las bebidas alcohólicas extranjeras, el contrabando y la adulteración, porque siguen cediendo terreno e importantes consumidores de los tradicionales ron y aguardiente.

Pese a las drásticas medidas anunciadas por los salientes gobernadores y el Gobierno Nacional el año pasado, para contrarrestar los fenómenos de la adulteración de licores y el contrabando, los resultados de ventas en 2011 de las industrias licoreras nacionales, señalan que dichos efectos todavía no se ven.

Según datos de la Asociación Colombiana de Empresas Licoreras (Acil), el mercado nacional de licores, sumado ron y aguardiente, cayó 2,18% frente a 2010, al pasar de 128 millones de botellas colocadas (reducidas a 750 cc) a 125,2 millones en 2011.

Los datos dejan ver que la pérdida de mercado fue casi generalizada en todas las firmas de licores nacionales, todas públicas de orden departamental, afectando a tres de las cuatro empresas licoreras más vendedoras del país: la Fábrica de Licores y Alcoholes de Antioquia (FLA), la Industria Licorera de Caldas (ILC) y la Industria Licorera del Valle (ILV). Solo reportó un incremento en las ventas la Empresa de Licores de Cundinamarca (ELC) que de paso se ubicó como la segunda firma más vendedora de licores nacionales en el país, después de la FLA.

El `trago` amargo que siguen pasando las licoreras nacionales viene, en parte, por cuenta de una fuerte competencia con los licores extranjeros, especialmente con el vino y con las llamadas bebidas oscuras como el whisky, que entran a bajos precios ante fenómenos como la revaluación, si se comparan con tragos nacionales como el ron.

Y aunque las estadísticas de Acil señalan que la reducción en la venta de licor nacional bajó tanto en aguardiente como en ron, en esta última categoría, que compite en el mercado con el whisky, la reducción fue más pronunciada. En efecto, según Acil, las ventas de ron pasaron de 26,5 millones de unidades a 24,1 millones, contabilizando una caída de 9,3%. La ILC fue la firma que más ventas registró con 12,3 millones de botellas (incluidas exportaciones), le sigue la FLA que colocó 10,2 millones. Sin embargo ambas firmas perdieron mercado frente a 2010.

El aguardiente, que venía desde 2008 creciendo en consumo, reportó para 2011 una caída de 0,3% al pasar de 101,4 millones de botellas vendidas a un poco más de 101 millones. De éstas solo dos empresas la FLA y la Licorera de Cundinamarca explican cerca de 70%. Solo la empresa de Antioquia vendió 49,4 millones, que de todas formas significa una caída cercana a 4% frente a la vigencia anterior. Cundinamarca, por su parte, en este categoría reportó un crecimiento de 12,5% siendo la única licorera que ganó mercado en aguardiente.

Medidas
Pero el fenómeno del contrabando y la adulteración siguen haciendo mella en el mercado nacional y medidas anunciadas el año pasado para controlar y contrarrestar la entrada masiva de licores extranjeros al país, apenas empiezan a operar.

Acil ha estimado que los entes territoriales, por estas problemáticas, pueden dejar de percibir por año más de $1 billón, recursos que no entran a la salud de las regiones.

'Ha faltado control a la introducción de licores y hay medidas que no se han aplicado o que apenas empiezan a operar como el Sistema Único de Señalización que hace 10 ó 15 días funciona, cuando fue anunciado desde el año pasado. En Caldas, por ejemplo entre agosto y diciembre de 2011 no hubo estampillas para controlar la importación', sostuvo el presidente de la Asamblea de Caldas, Jorge Luis Ramírez.

El presidente de Acil, quien además es el nuevo gerente de la Industria Licorera del Valle, William Alberto Rodríguez, indicó que se deben intensificar las campañas nacionales contra la ilegalidad en la comercialización de licores.

En el caso de la ILV, señala que en la pérdida de mercado en 2011 también influyó la inestabilidad del gobierno departamental. En solo 2011, indicó, la Licorera del Valle tuvo tres gerentes.

TLC siguen siendo una amenaza para el sector
El presidente de Acil, William Rodríguez, señaló que los TLC y la iniciativa, contemplada en un proyecto de ley, que busca abrir fronteras en el territorio nacional, son otras amenazas que enfrenta la industria de licores nacional. En este último punto, Caldas ha sido partidario de abrir fronteras mientras otras licoreras no lo ven con buenos ojos. 'Vamos a tener una reunión para plantear alternativas como unir esfuerzos en la compra de materias primas, sacar campañas de promoción y mirar cómo se pueden fortalecer los convenios de intercambio de licores', agregó.

Las opiniones

William Alberto Rodríguez
Gerente industria licorera del Valle
'En el caso de la ILV ha habido otros factores que han contribuido con la baja en ventas como el hecho de que en 2011 tuvo tres gerentes'.

Jorge Luis Ramírez
Presidente Asamblea de Caldas

'Ha faltado control a la introducción de licores y hay medidas que no se han aplicado o que apenas empiezan a operar'.

TEMAS


Industria