Más de 1.700 firmas están reestructurando pasivos

En los primeros seis meses del año fueron 42 las empresas que entraron en un proceso de liquidación, según la Supersociedades, grupo en el cual son frecuentes las firmas del sector comercio, agropecuario y textil. Si este mismo número se observa en el total de procesos de liquidación que a mayo de 2012 permanecen abiertos en el ente de control y otras superintendencias similares o cámaras de comercio, el número se eleva a 529, lo que significan 4.809 empleos en stand by.

Para el superintendente de Sociedades, Luis Guillermo Vélez, mientras más rápido una empresa detecte que no tiene capacidad de pago o no tendrá flujo de caja o capacidad de endeudamiento, más rápido se resuelven los problemas. “Una empresa no tiene por qué esperarse a estar completamente embargada y casi paralizada para iniciar un proceso de estos. La ley permite de que solamente con la posibilidad futura de una cesación de pagos el empresario pueda iniciar el proceso”, advirtió el superintendente.

Y es que antes de entrar en un proceso de liquidación, las empresas tienen la opción de asumir un acuerdo de reestructuración (ley 550 de 1999) o de reorganización (ley 1116 de 2004). En ambos casos las empresas pactan con un ente de control, en este caso la Supersociedades, un cronograma de plazos y formas de pago de su deuda a cambio de que cumplan con sus compromisos laborales y comerciales en la actualidad.

A mayo de 2012, el acumulado de firmas que están en reestructuración son 1.322, las cuales emplean a 90.060 personas. Si esto se suma a las compañías que se acogieron a un acuerdo de reorganización, las cuales son 465 empresas, el número de sociedades con un pacto para reajustar sus pasivos totalizan 1.787.

“No debe haber un estigma ni ser un problema entrar en la insolvencia. Al contrario, debe haber mecanismos para que se pueda empezar de nuevo (…) este proceso de insolvencia es para salvar a empresas y no a empresarios, porque si uno salva a las empresas, conserva la unidad productiva, la masa para los acreedores y el crédito o pago”, indicó Vélez.

 

Por sectores y ciudades

De las empresas en reestructuración, el grueso (441) está en el sector de manufacturas, seguido de servicios (305) y comercio (256). También es importante decir, que la mayoría de las más de 1.000 sociedades son pequeñas firmas (un total de 418). Los pasivos de las 1.322 firmas en reestructuración suman $8,6 billones.

En el caso de la reorganización, también los sectores de comercio y manufactura siguen siendo los que concentran el mayor número de empresas en este proceso. Por otro lado, Bogotá es la que concentra el mayor número de casos abiertos, las sociedades medianas son más frecuentes en esta área y el total de pasivos de las 465 firmas asciende a $3,5 billones.

“Frente a años anteriores, hay menos empresas en proceso de liquidación porque puede ser que haya una leve mejora en la economía nacional, pues las liquidaciones son sinónimo de recesión. También puede ser que los empresarios aún no confían en el régimen liquidatorio y prefieren alternativas diferentes”, dijo el ex superintendente de Sociedades, Francisco Reyes. 

 

¿Por qué se liquidan?

Pese al buen momento de la economía, hay factores que empañan el desarrollo de sectores, como  el textil, agricultor e industrial.

Para el profesor de la Facultad de Economía de la Universidad del Rosario, Gonzalo Palau, estos sectores están siendo afectados por un tema de revaluación y falta de competitividad. “Pero también hay que tomar en cuenta que hay   sociedades en las que sus socios deciden darle otra orientación a la compañía o crean una nueva firma porque cambian de propósito comercial”, dijo.

En el caso del economista Diego Andrés Guevara, hay una clara desaceleración en dos sectores vitales para la economía del país: el industrial y agropecuario, ante la falta de políticas claras del Gobierno Nacional para fomentar la competitividad.

 

Razones por las cuales entran en liquidación

En las estadísticas que maneja la Superintendencia de Sociedades, el organismo explicó que de las 529 compañías que están en proceso de liquidación, 162 casos son por fracaso o incumplimiento de un acuerdo de reestructuración, 141 por requerimiento directo del deudor, 126 por una solicitud de oficio, 44 por incumplimiento de un acuerdo de concordato, 36 por incumplimiento de un acuerdo de reorganización, 14 por abandono de negocios, 3 por solicitud del deudor conjuntamente con acreedores, entre otros.