“Queremos que Cabify y Uber estén a la par de los taxistas”, Camilo Sarasti

Cabify está dispuesta a pagar una especie de impuesto de rodamiento de 1% para crear un fondo común y comprar los cupos de los taxis.

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

La legalización de aplicaciones como Uber y Cabify aún está lejos de concretarse en el país. Aunque las plataformas estarían dispuestas a pagar una especie de impuesto de rodamiento de 1% sobre cada carrera que se haga para igualar las cargas e incentivar la compra de los cupos de los taxis, la legislación colombiana aún no da señales de cómo se podría dar ese tránsito a la legalidad, por lo que el tema será una tarea pendiente para el nuevo Gobierno.

Así lo explicó Camilo Sarasti, director de Cabify en Colombia, quien en Inside LR, detalló que, pese a que hay vacíos en la legislación, Cabify quiere estar a la par de los taxistas.

Cabify informó que los ingresos de la empresa el año pasado aumentaron 500% ¿a cuánto ascendió esa cifra y cuál es la meta para este año?

Cabify arrancó en el negocio de particulares a principios del año pasado por eso la cifra es tan alta. El servicio Cabify Lite lo lanzó el 15 de enero de 2017 y con eso logramos un crecimiento de 500%. Este año, esperamos multiplicarnos por tres.

¿Cómo funciona el modelo de Cabify y de dónde provienen esos ingresos?

Cabify tiene dos modelos de negocios: Corporativo y Lite. Somos una empresa habilitada por el MinTransporte para prestar servicios especiales. Tenemos convenios con más de 2.000 empresas a nivel nacional, en las cuatro ciudades donde estamos. En el caso del servicio Lite, lo que se hace es intermediar entre el conductor y el pasajero. Lo que nosotros hacemos es que nos llevamos una comisión del total de lo que paga el conductor, que es de 28%.

En Colombia hay un vacío en la reglamentación para este tipo de aplicaciones, ¿Cabify está en el terreno de la ilegalidad?

Sí hay un vacío en la legislación. Estamos en un mundo que no está regulado y la tecnología avanza más rápido de lo que viaja la legislación. Desde Cabify hemos hecho varios esfuerzos con el Gobierno. Queremos que Cabify y Uber estén a la par de los taxistas. El año pasado hicimos varias propuestas, una de ellas era el pago de una especia de impuesto de rodamiento. Le dijimos al Gobierno que estamos dispuestos a pagar 1% adicional de todas las carreras que hacemos. Lo que pasa es que el problema son los cupos de los taxis.

Entonces nosotros propusimos que ese 1% se pueda usar para que el Distrito hagan un fondo para comprar el valor del cupo. Así se podría igualar las cargas.

Usted habla que darían 1% de rodamiento, ¿Eso lo pagaría Cabify o saldría de los conductores?

No, sale directamente desde la empresa Cabify.

¿Estarían dispuestos a pagar la seguridad social de los conductores?

Esa es una muy buena pregunta. Nosotros lo que estamos dispuestos es a retener y a pagar la seguridad social como contratistas. Y es precisamente uno de los grandes problemas que tiene Colombia, y es la escasa formalización. Una de las ventajas que tienen las aplicaciones versus los taxis, es que somos un aliado en términos de formalización.

¿Cuántos conductores tiene actualmente la app y cuánto ganan en promedio al mes?

Operamos en cuatro ciudades con más de 20.00 conductores. En promedio, un conductor gana alrededor de 1,8 millones al mes. Ese es el neto.

¿A qué cree que se debe que no hay consenso en los países sobre la legalidad de las apps?

Yo creo que la tecnología avanza mucho más rápido de lo que lo hace la regulación. Hay intereses que impiden que la regulación avance. Algo que me gusta mucho decir es que no estamos en contra de los taxis. La filosofía de la compañía es ir en contra del uso particular del carro. Yo, por ejemplo, no tengo carro.

Cabify informó el año pasado que no pagaría la multa impuesta por la Supertransporte por ofrecer servicios de transporte no autorizado, ¿en qué va ese proceso?

Efectivamente la Supertransporte nos impuso una sanción por 800 salarios mínimos, por supuestamente facilitar un servicio ilegal de transporte. Perdimos en segunda instancia esa demanda y todavía está en curso, sin embargo, desafortunadamente nos tocó pagar la multa, porque la superintendencia nos embargó las cuentas bancarias que teníamos acá en Colombia. Pero igual esa demanda sigue su curso.

Como empresa de la economía colaborativa, ¿Cabify paga impuestos?

Por supuesto, pagamos todos los impuestos.

¿Bajo qué filtro escogen a los conductores y qué diferente a Cabify de otras apps como Uber?

Revisamos los antecedentes del conductor, el tipo de carro y hacemos que se cumplan varios módulos. Cabify está enfocado en los servicios, por eso creemos que el servicio es la principal ventaja competitiva. Revisamos todos los antecedentes de nuestros conductores. De hecho, estamos explorando una posibilidad para que el otro año se incorpore reconocimiento facial de nuestros usuarios. Así, se sabe si efectivamente el usuario es el que está pidiendo el Cabify.

De 100% de los usuarios, ¿cuántos son corporativos y cuántos son particulares?

Estamos casi al 50- 50. Sin embargo, en términos de viajes es más grande el particular.

¿Por qué cerraron la operación de Cabify Express?

Cabify Express era un servicio de mensajería. Lo que decidió Glovo es que si no se era el primero y segundo en el mercado era mejor cerrar la operación. Por eso cerramos acá.

¿Han pensado nuevas líneas de negocio?

Nuestro enfoque es aumentar la modalidad en las ciudades. Desde que abrimos en Bogotá la zona más importante era el norte. Ahora le estamos apostando al sur, como Kennedy. Así pasa en las otras ciudades.

¿A largo plazo a qué nuevas ciudades quisieran llegar?

Vemos oportunidades en Bucaramanga, Cartagena y Pereira.

¿Cómo está la operación Cabify en Colombia frente a los países de la región?

Colombia es uno de los países más importantes para Cabify en Latinoamérica.

 

TEMAS


Publicidad - Inversión - Tecnología - Cabify - Uber - Transporte