Se buscará un tercero para operar las 740 estaciones de la red ExxonMobil

La República

Habrá nueve meses para salir definitivamente de los activos de lubricantes

Johan Chiquiza Nonsoque - jchiquiza@larepublica.com.co

Tras un pago de US$714,7 millones (más de $2 billones), Terpel oficializó la compra de las operaciones downstream (combustible y lubricantes) de ExxonMobil en Colombia, Perú y Ecuador. Aunque por ahora tiene nueve meses para vender sus activos de lubricantes, ya trasladó el control de 740 estaciones de gasolina a un comprador transitorio. Este, deberá buscar un tercero el cual podría ser una empresa nacional o extranjera, pero obligatoriamente debe tener experiencia en el sector.

Terpel, representada por el grupo Copec en Colombia, ahora tendrá dos principales tareas. Por el lado de lubricantes, tendrá hasta nueve meses para ofertar su planta de lubricantes de Bucaramanga y salir de sus marcas “Maxter” y “Maxter Progresa”; mientras que por el lado de combustibles no podrá interceder ya que el comprador transitorio deberá conseguir, lo más pronto posible, una empresa interesada en este negocio.

Para Felipe García, superintendente delegado para asuntos jurisdiccionales de la SIC, “el tercero que adquiera las 740 estaciones de Exxon tendrá que tener una capacidad financiera y operacional para manejar esta división de gasolina. Aún no se define quién podría ser el comprador, pero también una compañía extranjera está avalada para comprar las estaciones”.

Sin embargo, la tarea aún no es fácil. LR consultó con fuentes cercanas a la negociación y allí se indicó que aún no hay un posible comprador que se quiera quedar con el negocio de estaciones de ExxonMobil. Esto, debido a que según las condiciones que días atrás estipuló la Superintendencia de Industria y Comercio, el tercero que adquiera este mercado deberá, primero, tener el músculo financiero para sostener este mercado, y además, una larga trayectoria en el sector energético a nivel nacional o internacional.

Aunque por ahora expertos y analistas aclararon que es incierto cuáles serán las empresas que se queden con estos activos, también resaltaron que firmas como Texaco (con más de 400 estaciones de combustible), Biomax (con más de 800 estaciones), Petrobras (con más de 100), Puma están en la capacidad para comprar estas estaciones y no incurrir en un control de mercado. Esto, teniendo en cuenta que la Superintendencia de Industria y Comercio vigilará de cerca la transacción hasta que se cumplan los puntos estipulados por la entidad.

Frente a este punto, el presidente de Fendipetróleo, Henry Ruiz, había dicho a LR que celebraba la decisión de imponer unas reglas en este negocio, pues aclaró que de no haber sucedido, Terpel pudo incurrir en un monopolio de mercado que afectaría la operación de sus pares como Puma o Texaco.
Ángel Arce, consultor experto del sector minero energético, comentó que “en términos técnicos esas operaciones son movimientos normales de las compañías. Es una decisión estratégica, porque aunque Terpel estaba muy bien en combustibles, quiere ser líder en algo más, entonces esta compra la impulsa hacia ese liderazgo no solo en Colombia, sino también en otros países”.

Se espera que en los próximos días se defina el comprador, pues el objetivo es concretar la operación antes de diciembre.

TEMAS


Terpel - Exxonmóbil - Energía - compras - Colombia - SIC