‘Tenemos que empezar a pensar en una ampliación de Eldorado’: Fabio Villegas

Salud Hernández Mora

Sólo faltaba el caos aéreo para desnudar la miseria de la red de transporte que padece Colombia. Si las carreteras son medievales y los aeropuertos colapsan será difícil que el país avance a la velocidad que exigen los TLC firmados y el crecimiento del PIB.

En las últimas semanas no sólo la Aerocivil, sino Avianca, han sido blancos de duras críticas por la ola de cancelaciones y retrasos. Entrevista con el presidente de la aerolínea, Fabio Villegas Ramírez.

Hay sospechas de que ustedes aprovecharon la crisis de la huelga encubierta de controladores y el mal tiempo para unir vuelos y ahorrar costes.

Eso es absolutamente falso. Nosotros no unimos vuelos por temas económicos. Lo que hicimos fue, en un momento de crisis operacional, por fortuna superado, tratar de anticiparnos a esa realidad para cumplir con los viajeros. A pesar de que tuvimos que cancelar un número importante de vuelos, la afectación fue mucho menor.

¿Por qué ustedes suspendieran más de treinta vuelos en un solo día cuando otras compañías, con idénticas incidencias, apenas cancelaban? Tenemos unas características distintas. Primero, operamos cerca de 400 vuelos diarios y tomamos una decisión estratégica, mirando el comportamiento de los mercados, de tener el hub en Bogotá. Todo lo que pasa en El Dorado nos afecta más a nosotros.

Hablando de Bogotá ¿Cómo garantizará Avianca un buen servicio teniendo ese aeropuerto como su centro de operaciones si ya vive congestionado? Tenemos mucho que mejorar pero prestamos un servicio bastante bueno, nuestra tasa de cumplimiento, que siguen las autoridades, antes de la crisis era del 99%, cayó al 91% en aquéllos días y estamos de nuevo en 99%. Estamos trabajando para minimizar esos impactos, como tener un mayor número de aviones y tripulaciones de reserva.

¿Qué tendría que hacer El Dorado para asumir el fuerte crecimiento de pasajeros que experimenta el país cada año? No nos pueden decir, Avianca no pueden crecer más, se tienen que someter al estancamiento porque el aeropuerto no va más.

La obligación de todos es resolver el problema, podemos encontrar mecanismos en procedimientos, la separación de las dos pistas, que hoy en día manejan simultáneamente; mejoras en telecomunicaciones, que muchas veces son deficientes, en apoyos tecnológicos; capacitación, mayor cantidad de recursos, hay que aprender de otras ciudades, de Londres, de México, de Santiago. El país, Bogotá, y el sector aeronáutico lo necesitan.

¿No llegará el día en que colapsarán, como la infraestructura vial? Ya llegó. Nosotros venimos llamando la atención de que existe un trancón aéreo pero hay alternativas que hemos analizado con la Iata. El número de operaciones aéreas, por ejemplo, podrían aumentar fácilmente 40%.

¿Qué pasará con el Puente Aéreo? No sabemos aún. Lo que sí sé es que a partir de junio, cuando se entregue el Terminal Internacional, va a mejorar el servicio de forma sustancial.

Y cuando lo inauguren, ya quedará pequeño. Sí; lo que hemos venido diciendo es que es una ayuda grande pero ya tenemos que empezar a pensar en una ampliación futura.

¿No podían haberlo previsto, porque usted dijo que el Terminal lo pensaron para 16 millones de viajeros y ya vamos por los 20 millones? Pero es mejor que lo que hay y ya estamos discutiendo ideas con los concesionarios y el gobierno para encontrar alternativas.

¿No le parece deprimente que nada se haga bien? Nada está bien del todo, pero avanzamos.

¿No hay mercado en Colombia para compañías low-cost, como las europeas, que vuelan de Madrid a Londres por 40 euros? Creo que hay propuestas en ese sentido, ha habido experimentos en el pasado, pero no me corresponde a mí decirlo, porque nuestra estrategia es tener una aerolínea que preste un buen servicio, que tenga valor agregado.

¿Cree, como pronostican analistas, que la acción de Avianca terminará el año en $6.000? No pronosticamos precios. Lo que puedo decir es que las expectativas de crecimiento y utilidades las hemos venido cumpliendo.