Las reformas más urgentes son la tributaria, la de salud y la pensional

Los gremios piden reducir las tasas corporativas.

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

Iván Duque recibe una economía en recuperación. En los primeros tres meses del año, la actividad se expandió 2,8%, mejoraron los índices de confianza tanto de los consumidores como de los empresarios, los precios del petróleo han mantenido un crecimiento sostenido (referencia Brent por encima de US$70), la tasa de desempleo de junio se ubicó en 9,1% (cuatro puntos porcentuales arriba que hace un año) y la inflación está controlada (el dato de julio fue 3,12% a doce meses).

Sin embargo, si quiere garantizar la estabilidad de las finanzas públicas, promover un crecimiento sostenido de la economía y abordar las vulnerabilidades pendientes de la población, el nuevo integrante de la Casa de Nariño tendrá que llevar a cabo varias políticas y reformas estructurales en los primeros 100 días de su mandato.

Entre ellas, tanto analistas como entidades financieras y organismos internacionales coinciden en que las más urgentes son dos: de un lado, está la reforma tributaria que incremente los niveles de recaudo de 14% a 16% del PIB, disminuya la carga que asumen las empresas y combata una evasión cercana a 30% y, del otro, una pensional, que defina la naturaleza de un sistema que, hoy en día, solo beneficia a una de cada cuatro personas, la mayoría de ingresos altos, y que tiene un hueco fiscal que ya bordea los $40 billones.

La primera de ellas es primordial para que el Gobierno pueda cumplir la regla fiscal, que intenta bajar el déficit total del actual 3% del PIB a un 1% que converja con el estructural a partir de 2027. Para Anif, esta debería allegar recursos adicionales por al menos 1,8% del PIB hacia 2019-2022 o 2,3% del PIB al incluir ganancias en gestión de la Dian por 0,5% del PIB.

A lo largo de su campaña y ya una vez elegido como el presidente, Duque ha ido dejando pistas sobre cuáles serán los puntos principales de esta nueva tributaria que también vendrá bajo el brazo del economista y ya nuevo ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla. Además, lo más probable es que se presente en los primeros días al frente del Gobierno.

En ese sentido, una de las promesas de Duque a los empresarios ha sido la reducción de la tasa impositiva del sector privado para que quede entre 27% o 28%, a niveles del resto de países de la Ocde. El nuevo Mandatario también prometió establecer tarifas más competitivas, reducir el número de excepciones existentes, generar mayor certidumbre para activar las inversiones que expanden la base tributaria o impulsar la factura electrónica, entre otros.

“Somos muy positivos con la llegada de Duque al poder y con la promesa de una reducción de impuestos a los empresarios. En Colombia, tenemos tarifas corporativas muy elevadas lo que desestimula la inversión y la competitividad del país. Se deben reducir para poder competir con países de la región como Chile, Perú o México que cuentan con tasas de 27%. Además, propondría reducir el IVA del 19% a 18% para el próximo año”, aseguró Sergio Ignacio Soto, director de Fenalco Antioquia.

Por su parte, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), está elaborando su propio documento de peticiones para hacerle llegar cuanto antes al nuevo Mandatario en donde tampoco faltará la idea de reducir la tributación que asumen las empresas.

“Se necesita generar condiciones de inversión para que las compañías sean más competitivas. Hoy en día, algunas tasas de tributación finales se acercan a 70% lo que nos deja en desventaja frente al exterior”, decía el presidente del gremio, Bruce Mac Master, días después del triunfo electoral del candidato del Centro Democrático, con 10,3 millones de votos.

LOS CONTRASTES

  • Santiago MontenegroPresidente de Asofondos

    “Se deben eliminar los subsidios a las pensiones de la población de altos ingresos, aumentar la cobertura y hacer sostenible el sistema”.

Ya los miembros del Consejo Gremial se reunieron con el propio Duque hace unas semanas para hacerle llegar su batería de propuestas con el objetivo de reactivar la economía colombiana. En ese documento, se deja clara la necesidad de reducir la tarifa de renta corporativa de 33% a 28% y se habla de eliminar exenciones y tratamientos diferenciales en el impuesto de renta, y establecer la declaración y pago centralizado de impuestos territoriales, entre otras medidas.

“Me complace recibir el respaldo y ver que en este documento hay una gran coincidencia con la agenda que he venido planteando. Este es el camino para plantear el pacto por Colombia”, aseguró el propio Iván Duque a la salida de la reunión con el Consejo Gremial.

De igual manera, la semana pasada el gremio de los bancos, Asobancaria, hizo pública su propuesta de que el Gravamen de Movimientos Financieros (GMF) o mejor conocido como 4×1.000 ya no se cobre en los casos en los que hay una salida de recursos de forma digital. Es decir, la propuesta establece que si se hace un pago con tarjeta débito, con el botón PSE o una transferencia entre cuentas; este gravamen ya no se cobraría. Por el contrario, sí se mantendría en las condiciones actuales el cobro del impuesto en las transacciones de retiro del efectivo.

En materia pensional, el problema también es grave pues hoy en día solo 7,8 millones del total de 22 millones de trabajadores aporta al sistema pensional y solo uno de cada cuatro logra recibir una mesada al final de su etapa laboral.
En ese sentido, Asofondos le dijo a LR que Duque debería centrarse en reformar los pilares solidarios como Colombia Mayor y Beps para aumentar la cobertura del sistema, eliminar los subsidios a las pensiones de la población de altos ingresos y hacer un sistema sostenible para las generaciones futuras.

“Se consigue si se establece un solo régimen contributivo que no otorgue subsidios a la población de más altos ingresos y que sea autosostenible en el tiempo. La administración de este pilar puede ser tanto público como privado, por eso proponemos la creación de una AFP pública”, sentenció Santiago Montenegro, presidente del gremio.

Igualmente, otro de los retos más apremiantes que tendrá el Presidente será el de solucionar la crisis del sistema de la salud. En este campo, Duque tendrá que hacerle frente a las deudas de los actores del sistema y a la mejora de la calidad del servicio de los pacientes. “Una de las prioridades será trabajar en el ámbito rural. Sería bueno dejar algunas medidas tomadas por el ministro Alejandro Gaviria como mantener la Adres o el Modelo Integral de Atención en Salud (Mias)”, declaró Jaime Arias, presidente de la Acemi.

Por su parte, los gremios del agro tienen una serie de peticiones transversales como son la seguridad jurídica de la propiedad rural que permita atraer mayor inversión, el acceso al crédito para generar rentabilidad en el campo, una despolitización de las entidades públicas o el fomento de empleos formales.

TEMAS


Gabinete presidente Duque - Iván Duque - Reforma pensional - Reforma Tributaria - Posesión Iván Duque