Cooperativas: una solución que se hace visible

Hay 1.200 millones de personas asociadas a estas entidades

Arturo Vega

BOGOTÁ_ El movimiento cooperativista se ha convertido en un silencioso fenómeno mundial; según la Alianza Cooperativa Internacional, actualmente hay 1.200 millones de personas asociadas a cooperativas y es justamente por la magnitud de ese grupo poblacional que ha sido reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como un pilar fundamental en el progreso de los países de todo el mundo, considerando que los problemas de desarrollo socioeconómico que aún están sin resolver, pueden tener una solución efectiva mediante la cooperación.

Las cooperativas hacen parte del concepto moderno de economía colaborativa, en el que no tiene cabida la banca tradicional, debido a que facilita de múltiples formas el emprendimiento y los negocios, ajustándose a las necesidades de cada región e impactando favorablemente la vida de sus asociados.

Solo por citar dos casos de éxito, de acuerdo a las cifras de la ACI Américas, casi la totalidad de la producción de leche en Uruguay se da a través de cooperativas, ahora bien, en Quebec, Canadá, el porcentaje de asociación a una cooperativa, es superior al 70% de la población.

Colombia no puede alejarse de esta realidad, el Gobierno y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) promueven asociaciones agrícolas en las zonas afectadas por el conflicto armado, con el propósito de hacerlos nuevamente productivos. Por su parte, el proyecto Impact, liderado por la Asociación de Cooperativas de Canadá y la incubadora solidaria empresarial Gestando, apoya a las pequeñas asociaciones agrícolas del país para el apalancamiento de sus negocios.

Más aún, tanto las cooperativas financieras como las de ahorro y crédito promueven la inclusión financiera mediante la prestación de servicios enfocados fundamentalmente en su base social, conformada principalmente por asociados que tienen ingresos inferiores a los tres salarios mínimos, por lo que no son objetivo de mercado para la banca tradicional.

En ese sentido Confecoop reporta que, al culminar el primer trimestre de 2018, en el país existían en total 189 cooperativas con actividad financiera, atendiendo a 3,6 millones de colombianos directamente, es decir que incluyendo su grupo familiar serían cerca de 12.5 millones de colombianos los que se benefician de las cooperativas.

En contraste, los costos transaccionales de una cooperativa son más altos que los de una entidad financiera, debido al bajo monto promedio de las operaciones que a diario realiza. Cooperativas como Fincomercio gestionan créditos de libre inversión desde los $200.000 y dentro de su filosofía la prestación de servicios financieros tiene como prioridad el beneficio del asociado sobre la rentabilidad.

Pese a todas las bondades del modelo solidario enumeradas, y a muchas otras sin mencionar, el sector resiente la falta de apoyo del Gobierno Nacional que le cierra el acceso a las líneas de redescuento como Finagro y otorga subsidios en tasa de interés de crédito hipotecario únicamente a través del sector financiero tradicional.

En resumen, el modelo cooperativista tiene el poder de resolver buena parte de las necesidades de la población colombina y del mundo. Es hora de facilitar el camino a esta solución económica que está ante nuestros ojos desde hace muchos años, pero que desde hace muy poco empieza a ser visible.

TEMAS


ONU - Cooperativas - Finagro - Fincomercio