Conozca cuáles son las principales diferencias entre el factoring y el confirming

Se consolidan como servicios financieros para las pyme.

Ian Faruk Simmonds

Para las Pyme existen un par de herramientas que ayudan, en buena medida, en la agilidad de las operaciones diarias, pues muchas de estas no cuentan con profesionales que lleven la gestión de tesorería. Esa función la puede ayudar a cumplirla el factoring y el confirming, las cuales tienen profundas diferencias en su aplicación, aunque, como destaca el economista Jaime Morón Cárdenas, docente de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad del Magdalena, “son mecanismos similares, pero inversos”.

El factoring, explica el experto, lo usan las empresas fundamentalmente para cobrar.

“El servicio de factoring es beneficioso en el sentido de que me permite financiar mis costos, a través de las facturas que tengo por cobrar a mis clientes, el banco cobra por mí, se encarga de toda la operación, por ejemplo, en el caso de venderle servicios a empresas que pagan a treinta días, el banco financia mi producción con las facturas”, indicó el docente.

En el caso del confirming, señala, es el mismo procedimiento pero para pagar. “Asume que tienes unos gastos fijos, por ejemplo los proveedores de la empresa, entonces el banco se encarga de pagar esas facturas a tiempo y luego me pasa la cuenta. Uno es una gestión de pago y otro gestión de cobro, pero funcionan de la misma manera”, destaca el profesor Morón Cárdenas.

Por otro lado, tenga en cuenta que, dependiendo del modelo, existen diversas ventajas al utilizar el factoring o el confirming. Dentro de estas, en el primer caso, para la empresa cedente está que al transferir los trámites a otra empresa especializada en la materia y con el personal técnico, jurídico y humano idóneo puede destinar sus recursos y centrarse en otras tareas.
También, dentro del esquema, ganan las entidades que suministran este servicio pues se benefician con las comisiones de los clientes.

En el caso del confirming, la empresa cliente tiene como principal ventaja el hecho que se simplifica y optimiza la gestión de pagos, sin contar que es un servicio económico y rápido para las compañías, pues reduce trámites e incidencias.

A las empresas también les da un mejor posicionamiento ante sus proveedores, pues les ofrece la seguridad a estos de recibir sus pagos incluso antes de la fecha de vencimiento.

Para los proveedores también hay beneficios en el confirming pues este mecanismo da certeza de cobrar las facturas emitidas antes de finalizar el plazo establecido y cobrar con anticipo el importe de sus ventas.

Cinco puntos claves del factoring

Liquidez a corto plazo
Las empresas requieren liquidez para el desarrollo de sus objetos misionales y más cuando son pequeñas y medianas empresas. Uno de los objetivos fundamentales de una herramienta como el factoring es conseguir liquidez a corto plazo, para continuar con nuestras operaciones, sin dejar de lado que se contará con el constante asesoramiento financiero y comercial por parte de una entidad, conocida como factor.

Mayor flexibilidad
El principal escollo para cualquier empresa es no contar con financiación inmediata para continuar con sus actividades y por ello debe negociar constantemente con sus clientes para que los pagos sean oportunos y dentro de los tiempos que permitan una mayor agilidad de la empresa. Con el factoring la empresa gana flexibilidad porque esta sabe que cobrará sin que influya el plazo pactado para el pago con los clientes.

Enfocarse mejor
El entregar a una compañía de estas características el manejo de este tipo de cobranzas permite que la empresa pueda concentrarse y enfocarse en otras actividades como el mejoramiento y optimización del producto o servicio que oferta, con el valor agregado que no deberá preocuparse por el flujo de recursos habitual porque, en buena medida, este lo asegurará la entidad financiera encargada de los cobros.

Estabilidad al cobrar
Con la implementación de este mecanismo, las pequeñas y medianas empresas pueden tener certeza que conseguirán una manera más estable a la hora de cobrar. Esto se debe a que ahora será una entidad bancaria o empresa dedicada al factoring la encargada de hacer esta clase de procesos, generando un abaratamiento en los recursos y generando confianza por el respaldo de este tipo de instituciones.

Mejor para las Pyme 
Los expertos consultados por este diario consideran que si se es una Pyme es más apropiado el factoring, sobre todo si se tiene una actividad estable y, a ser posible, con ventas repartidas entre varios clientes. Por lo general, para las Pyme que buscan financiación a corto plazo es necesaria porque aunque la actividad empresarial sea estable, el volumen de negocio no es suficiente para recibir pagos de los clientes a largo plazo.

Así funciona el confirming

Clases de confirming
Existen, como en factoring, dos clases de confirming, el sin recursos o con recursos. En el primero el proveedor tiene la certeza de que va a cobrar y no corre ningún tipo de riesgo. En este caso la entidad que suministra el confirming va a reclamar el pago de las empresas para los proveedores. El segundo, aplica cuando exista confianza entre empresa-entidad financiera. En caso de impago lo asumirá el proveedor.

Capacidad de negociación
El confirming como mecanismo de tesorería ayudará a mejorar la capacidad de negociación con los proveedores. Esto será posible debido a que estos tendrán claro que contarán, siempre, con una financiación garantizada por la entidad encargada de suministrar el servicio. Sin dejar de lado que cobrarán de forma anticipada el importe de sus ventas, siempre que acepte las condiciones propuestas.

Para grandes empresas
En el caso del modelo confirming, los analistas consideran pertinente utilizar este mecanismo en el caso de una empresa grande. El confirming será muy positivo para el funcionamiento de la organización si se tiene una amplia cartera de proveedores a los que se debe asegurar el pago de sus facturas, por lo que, para beneficio de ellos, se desea simplificar el sistema de pagos a estos.

Algunas similitudes
Aunque tiene muchas similitudes con objetivos distintos, tanto el factoring como el confirming, son sistemas que pueden afectar la vida crediticia de las pequeñas y medianas empresas, además de ser sistemas que, para financiar su implementación, suelen establecer comisiones. Lo ideal es valorar su pertinencia y necesidad dentro de la empresa antes de contratar cualquiera de los dos servicios.

Solo para proveedores
A pesar de que comparte el mismo esquema que el factoring, el confirming presenta una diferencia muy particular al primero y radica en que este sistema se realiza sobre los proveedores de una empresa y ya no sobre sus clientes. Es por esto que en algunos ámbitos empresariales y, especialmente de entidades financieras que ofertan el servicio, también se refieren a este como factoring de proveedores.

TEMAS


Pymes - Mipymes - Factoring - Confirming - Servicios financieros - Liquidez