Un año agridulce para los que hacen empresas

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

Si resumiéramos en una sola frase cómo resultó 2017 para las empresas, la mejor expresión que lo describe es que fue un año agridulce.

A modo general, algunas cifras fueron buenas, por ejemplo, el dato de inflación quedó en 4,09%, muy cerca de lo esperado por el Gobierno Nacional, que era 4%; la tasa de desempleo, aunque cerró 0,2 puntos porcentuales más alta que en 2016 (9,2%), se mantuvo en un dígito, específicamente en 9,4%; la tasa de interés disminuyó 275 puntos básicos, luego de que el Banco de la República decidiera bajar de manera escalonada una cifra que en diciembre de 2016 estaba en 7,5% y quedó en 4,75% al finalizar diciembre de 2017; y las exportaciones colombianas sumaron US$37.800,1 millones FOB (Free On Board), un incremento de 19% (mayormente por la venta de combustible). No obstante, estas buenas noticias fueron opacadas por otros datos que reflejaron que la economía no se movió al ritmo ideal y, ni siquiera, al esperado.
Iniciemos por destacar la caída del consumo interno, en buena parte explicada por el aumento que hizo la reforma tributaria de uno de los impuestos más comunes, que es el IVA (Impuesto al Valor Agregado), al pasarlo de 16% a 19%.

La recaudación del IVA subió un punto del PIB en 2017 y compensó la menor recaudación de impuestos a la renta y al patrimonio, pero hizo mella en el índice de confianza del consumidor, que aunque en diciembre de 2017 subió frente a otros meses del año, siguió en terrenos negativos (-6%), según Fedesarrollo. Esto se reflejó en el consumo en los hogares que poco creció, según el Dane, apenas 1,6%, cifra que en 2016 fue de 1,5%.

La producción industrial tampoco repuntó. El año pasado, de las 39 actividades manufactureras que mide el Dane, 26 tuvieron una reducción, lo que hizo que, a modo general, el sector cayera 0,6%, luego de que en 2016 tuviera un crecimiento de 3,7 %. La misma suerte corrieron las ventas del comercio, que cayeron 0,9% el año pasado.

Los contrastes se siguen encontrando a medida que se siguen analizando los índices macroeconómicos. Por ejemplo, mientras el crecimiento del PIB fue un incipiente 1,8% (el más bajo que se ha registrado desde 2009), la Inversión Extranjera Directa (IED) sumó US$14.518 millones, lo que representa un incremento de 4,83% frente a los US$13.849 millones de 2016.
Los altibajos no terminan ahí, pues aunque se aplicó una reforma tributaria, que hizo desaparecer algunos tributos, pero que aumentó otros como el IVA, las cuentas quedaron en negativo. ¿La razón? De los $140 billones que el Gobierno esperaba recaudar después de la tributaria, solo se llegó a $136,5 billones.

En medio de este escenario agridulce es que se movieron las empresas en Colombia, un país donde el top 100 de las compañías que más venden se mantuvo intacto, siendo el Grupo Éxito, Ecopetrol y Terpel, las que están en el podio. Faltando pocos días para que la Supersociedades revele la lista de las 1.000 empresas que más vendieron en Colombia, LR hace una recapitulación propia del top 100 empresarial, donde la inversión hecha en 2017 superó los $159.000 millones y en la que se destaca el volumen de capital que se va en pago de impuestos, a propósito del año electoral lleno de promesas de reformas tributarias estructurales.

TEMAS


Inflación - Banco de la República - Ecopetrol - Producción industrial - Grupo Éxito - Terpel - Dane - IVA - PIB - Impuestos - Impuesto de Renta - Inversión - La inversión extranjera directa