Energía renovable con reglas de mercado y sin afanes

Las Fncer Deben entrar, pero en condiciones de mercado, asumiendo riesgos, como todos los demás agentes.

Alejandro Castañeda

Ya hace dos meses desde que el Ministerio de Minas y Energía publicó para comentarios de la industria eléctrica un proyecto de decreto con el que busca incorporar la energía de las fuentes noconvencionales renovables (Fncer), como son la eólica, solar, geotérmica, bioenergía, entre otras, y las reacciones no se han hecho esperar.

En general todos opinamos que estas tecnologías deben hacer parte de la matriz de generación, pero quienes quieren que entren como lo propone el decreto, olvidan cómo funciona el mercado eléctrico y básicamente proponen más privilegios. En la otra orilla estamos quienes pensamos que las reglas actuales no son barreras para evitar su entrada y que, con algunos ajustes regulatorios, propuestos desde hace más de cinco años, las integraciones de estas tecnologías no tendrían mayor dificultad.

Pero, además, los defensores de la iniciativa, tal y como está planteada, aseguran que van a disminuir la tarifas como en Brasil, Perú o Chile, que van a dar complementariedad, que van a diversificar el portafolio, que nos van a ayudar a reducir nuestra huella de carbono, que van a romper con el oligopolio existente, que el cargo por confiabilidad es una barrera de entrada y que Colombia no quiere beneficiarse de las renovables; entre otras.

Primero, señalar que el país no se quiere beneficiar de las Fncer porque no ha hecho una subasta de contratos a 20 años físicos, no financieros, donde los usuarios tienen que comprar lo que allí resulte y solamente para estas fuentes de energía, es desconocer cómo funciona nuestro mercado. Adicionalmente, si la energía que ofrecieran fuera tan competitiva como lo dicen, ¿por qué piden una subasta para ellos solos?

Por otra parte, sobre el cargo por confiabilidad, tan incomprendido por los nuevos expertos, se dice que como las Fncer tienen poca energía firme, este es una barrera para que puedan florecer en nuestro mercado. Nada más falaz que esto. Esto es como decir que como una térmica no tiene energía más barata que las hidráulicas, no puede vender mucho en contratos de cobertura de precio, entonces los contratos de cobertura a largo plazo son una barrera de entrada para ellos.

La diversificación de la matriz es otro elemento esgrimido, con el cual; por ejemplo, se dice que, si hubiésemos tenido renovables en El Niño pasado, nos hubiéramos evitado el estrés sufrido. Esto va ligado a la complementariedad, la cual se elabora sobre el hecho de que si no tenemos lluvia hay más sol y viento. Pues según estudios de la Universidad de los Andes, esta complementariedad se da solamente en dos embalses a 80%, es decir si no hay lluvias la correlación con el viento y el sol es casi perfecta. Sin embargo, esa complementariedad para el resto de los embalses está por debajo del 50%. Esto está en línea con lo dicho por la Agencia Internacional de Energía, la cual habla de que para la incorporación de renovables por cada megavatio se requiere tener 80% de capacidad disponible para cubrirlo.

Nos van a ayudar a reducir nuestra huella de carbono. Sobre este punto solamente decir que nuestra matriz de generación está dentro de las cinco más limpias del mundo. Que nuestras emisiones vienen de sectores poco gestionables, como es el de Afolu, que es agropecuario y deforestación, el cual es casi 50%, seguido del sector transporte.

Además, no va romper con el oligopolio existente, básicamente porque todos los mercados eléctricos por naturaleza son oligopólicos. Y les recuerdo que falta ver cuál fue la empresa que puso mayores garantías para comprometerse con la nueva línea de transmisión de La Guajira, con la cual se desarrollará la generación eólica en la región.

En conclusión, y espero no me tomen a mal, estamos en general de acuerdo con la entrada de renovables al sistema y esto no es una postura de oposición, es un llamado de atención al Gobierno, para que lo haga, pero lo haga bien, sin afanes.

TEMAS


Energía renovables no convencionales - Energía - Asoenergía - Ministerio de minas y energía