Colombia, vinimos por más

Selección mostró un fútbol impresionante frente a Polonia.

Jorge Hernán Peláez

*Columnista y Periodista Al Paredón  desde Rusia.

La Selección Colombia desplegó un fútbol impresionante el pasado domingo frente a Polonia que sorprendió a los demás equipos, a los aficionados, y a la escéptica prensa que a veces busca la crítica, especialmente después de los errores que nos cobraron frente a los japoneses. La goleada, que corresponde a nuestra tercera victoria en los mundiales sobre equipos europeos, reconforta, genera una gran expectativa y llena de esperanza a los aficionados de todo el país. El 3-0 contra los polacos deja una huella difícil de olvidar para el mundo futbolero. Los goles, desde las jugadas, los tipos de pases y asistencias son de un equipo maduro, serio y muy peligroso cuando el rival se para mal.

La lesión de Abel Aguilar le da un tiempo de espera de unos seis días, según se informó oficialmente por parte de la Federación Colombiana de Fútbol. No hay rotura ni hematoma, lo que permite pensar que van a darle unos días, y podría estar disponible para el juego de octavos de final, si Colombia clasifica hoy frente a Senegal. El portero del Arsenal, David Ospina se recuperó del golpe en el tobillo y estará en la titular nuevamente, así que lo más posible es que la formación solamente tenga el cambio de Carlos Sánchez que vuelve después de pagar la fecha automática por la tarjeta roja, por Abel Aguilar y el acompañante en el medio sería el volante Wilmar Barrios del Boca Juniors de Argentina.

El resto del equipo queda igual, ya que se encontró una magia y un despliegue de fútbol de barrio, de separador, de obreros, entre los dos zurdos que juegan como en los recreos de los colegios, repartiéndose los espacios y haciendo figuras insospechadas: James Rodríguez y su compañero del River Plate, Juan Fernando Quintero. Cuadrado aporta con su improvisación y gambeta por la derecha, aunque a veces siente uno la necesidad de que la suelte mucho más rápido. Por supuesto adelante está el “Tigre” Radamel Falcao García, que ya no tiene la presión pues marcó su primer gol en un Mundial y ahora seguro vendrán más, pero con la tranquilidad de haber cumplido la misión y seguro con menor nivel de ansiedad y voltaje emocional. Ojo con Mina, creo que no es el último gol que marca en Rusia 2018, es defensa goleador y llegó para quedarse.

No es fácil este tercer partido y las cargas en cada grupo están muy equilibradas. Solamente ayer fuimos testigos de la eliminación del campeón actual Alemania, país que desde 1966 solamente dos veces no llegó al cuadro de semifinales o final: en 1994 y 1998 se quedó en cuartos de final. Esta es la primera vez en décadas que se cae en primera ronda. Los cruces de octavos de final que se están configurando están espectaculares con la serie Portugal vs. Uruguay y también Francia vs. Argentina. En el caso de nosotros, Bélgica e Inglaterra que definen el primer lugar del grupo hoy, se enfrentan con un registro de ocho goles a favor cada uno. Para nuestro grupo cualquiera es una dura lucha, pero como dicen, primero la primaria: ganemos hoy para pensar en eso después. Si no hay victoria sino empate, dependemos de Polonia ganando a Japón para clasificar por gol diferencia con cuatro puntos. Lo ideal es llegar al final del juego y no depender de terceros. Es más directo ganar nuestro partido y esperar rival mientras seguimos soñando. Como dijo Pékerman ayer: “vinimos por más, esto no es suficiente”.

TEMAS


Selección Colombia - Mundial de fútbol - Análisis - Deporte - José Nestor Pékerman