Los aficionados colombianos inundaron las calles de Kazán antes del partido contra Polonia

Kazán es la capital de la República de Tatarstán y una de las ciudades que tiene mayor diversidad étnica

Colprensa

En la Calle Bauman, el Kremlin, el Centro Histórico y el Arena Kazán desapareció la tranquilidad y el frío ruso de los últimos días porque arribó el calor, el ambiente y la alegría de los colombianos, que a pesar de la derrota del debut contra Japón, no han dejado de alentar y tener esperanza en la tricolor.

Pasaron aficionados de Francia, Australia, España e Irán, pero si aún los juntaran a los cuatro países, no generarían ni la mitad de la fiesta que hicieron los colombianos en una de las ciudades más antiguas de Rusia, Kazán, la casa de la Selección Colombia de Fútbol en la Copa Mundial de la FIFA Rusia-2018.

Fundado en 1005, con una población total de 1,2 millones de personas y un área total de 425.3 kilómetros cuadrados, Kazán es la capital de la República de Tatarstán y una de las ciudades que tiene mayor diversidad étnica, con 115 etnias, además de tártaros y rusos.

Pero desde hace dos días, más allá del idioma ruso, el dialecto tártaro o incluso el inglés, la lengua que más se escuchó en la ciudad fue el español de los colombianos, con antioqueños, bogotanos, vallecaucanos, costeños, santandereanos y de todos los rincones del país, quienes pintaron de amarillo cada espacio público del Centro Histórico de Kazán.

Y no fue sólo el ambiente de los colombianos, porque el tiempo fue un aliado de los compatriotas, pues hasta hace dos días el frío todavía era intenso, sobre todo en las noches, sin embargo, ahora el calor de los hinchas de la tricolor pareció contagiar la atmósfera de Kazán y la temperatura ahora no baja de los 20 grados, llegó a pasar de los 30, muy similar al ambiente de la arenosa en fecha de eliminatoria.

Con un par de días de calor colombiano en Kazán, con compatriotas dispersos en los diferentes lugares icónicos de la ciudad, la gran concentración se dio horas antes del partido en los alrededores del Arena Kazán, el máximo escenario deportivo de la ciudad, que se convirtió en la Casa de la Selección.

El estadio se inauguró el 14 de junio de 2013 y fue sede de los partidos de la Copa Confederaciones 2017. Fue el primer estadio construido para la Copa Mundial de la FIFA 2018 y es el único estadio de fútbol del mundo que vio 12 récords de natación: en 2015, durante los XVI Campeonatos Mundiales de la FINA, pues en el complejo deportivo del estadio organizan eventos de natación y natación sincronizada.

Visto desde arriba, la arena se asemeja a un nenúfar, una planta acuática con flores. Cinco millones de ladrillos fueron utilizados para construirlo, el doble de lo que se necesitaba para la Gran Pirámide de Giza. El techo del Kazan Arena tiene más acero (más de 12.000 toneladas) que el Wembley en Londres.

Allí es donde esta tarde la Selección Colombia, con el apoyo de más de 30.000 aficionados en las tribunas, buscó seguir soñando en el Mundial, cuando se enfrentó a Polonia.

TEMAS


Selección Colombia - Radamel Falcao García - James Rodríguez - Kazán - Mundial de Rusia 2018 - Mundial de fútbol