Rusia 2018: Apuestas mundialistas en China baten récords pese a su ausencia

En Shanghai, en la pequeña agencia de apuestas atendida por Xia Lugen, muchos clientes clavan sus ojos en los próximos partidos.

Gestión

China no se clasificó al Mundial de Rusia-2018, pero eso no ha impedido que el fenómeno de las apuestas deportivas siga rompiendo récords en el gigante asiático, que ya dejó atrás por muchísimo los registros de la Copa del Mundo de Brasil-2014.

En Shanghai, en la pequeña agencia de apuestas atendida por Xia Lugen, muchos clientes clavan sus ojos en el calendario de los próximos partidos a disputarse en Rusia. Los cotejos se difunden en una pantalla, mientras las máquinas imprimen en cadena boletos de lotería con apuestas de los duelos.

Antes del primer partido de octavos de final entre Francia y Argentina, los apostadores hacen la fila delante de la tienda especializada de una ciudad con 25 millones de habitantes.

Gao Liushan, de 55 años, ha perdido mucho dinero ya durante la primera fase del campeonato. Por lo que ahora ha decidido doblar la apuesta para equilibrar su balance. “Tengo que recuperar lo que he perdido, ¿no?”, dice con una sonrisa.

Lamentablemente para él, una vez más dejó escapar US$148.99 después de haber puesto su dinero a favor de una victoria de la Argentina de Leo Messi, derrotada 4-3 por la Francia de Kylian Mbappé.

Xia Junmin, un muchacho de 25 años que vive de pequeños trabajitos que va encontrando, ha perdido cinco veces ese monto, después de haber apostado a un empate en ese cruce franco-argentino.

Este ‘boom’ de apuestas futbolísticas fue confirmado por los números oficiales. La cifra total durante las tres primeras semanas de junio alcanzó los US$4.306 millones, seis veces más que de costumbre, cuando no hay Copa del Mundo de por medio.

Ese monto ya es mucho más grande que los US$2,915 millones apostados durante el Mundial de Brasil, cuando todavía quedan los cuartos, semifinales y la final de Rusia-2018.

Juego prohibido

La mayor parte de juegos por dinero y los casinos están prohibido en China continental. Pero las pequeñas casas de apuestas deportivas han sido habilitadas y están desparramadas en las ciudades chinas.

La Administración China de Deportes se ocupa de gerenciar este negocio y una parte de las ganancias las destina a financiar el mantenimiento de estadios e infraestructuras deportivas y la formación de futuros deportistas de alto nivel.

Sin embargo, el gobierno está atento y vigila de cerca la evolución del mercado: decenas de aplicaciones para teléfonos inteligentes sobre apuestas han sido prohibidas durante la primera semana de la Copa del Mundo.

Xia Lugen ha transformado su concesionaria de automóviles en tienda de lotería hace seis años. Una apuesta ganadora para él: centenas de miles de yuanes se juegan cada día durante la Copa del Mundo en su local.

Más allá de que la selección china no se haya clasificado, el Mundial “permite sacar de adentro una pasión a la gente que antes no estaba muy interesada en el fútbol”, explica el comerciante a la AFP.

“Todo el mundo mira los partidos. Incluso la gente que no apuesta”, asegura este ciudadano de Shanghai de 59 años, quien también toma jugadas por teléfono para hacerles más cómoda la transacción a sus clientes.

‘Una lesión’

En el marco de un Mundial con grandes sorpresas, muchos chinos han perdido bastante dinero. La eliminación del campeón mundial Alemania en primera ronda castigó los bolsillos de muchos.

Li Feng, patrón de un restaurante de pollo frito que ha instalado una pantalla gigante en su local, confiesa haber perdido US$148.99 en una apuesta al jugarse al triunfo de la Mannschaft frente a Corea del Sur.

Los surcoreanos, a priori mucho más débiles, sorprendieron al planeta con una victoria 2-0 en los últimos minutos, sentenciando la vuelta a casa en primera ronda para el elenco de Joachim Löw. “Ninguna persona normal habría apostado a una victoria de Corea del Sur”, lanza con amargura.

TEMAS


Apuestas - China - Fútbol - Mundial de Rusia 2018 - Rusia