La desnutrición infantil es la peor cara de la crisis social que afronta Venezuela

Reuters

Nueve de cada 10 venezolanos asegura que su salario no les alcanza para comprar alimentos

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

Es innegable que la crisis económica en Venezuela ha golpeado por igual a toda su población, pero la falta de acceso a bienes básicos para subsistir, como los alimentos, ha provocado que los niños sean los más abatidos por la desgracia que vive el vecino país en la actualidad, pues los índices de desnutrición para 2018 pronostican que aproximadamente 280.000 niños morirían por causas ligadas a problemas derivados de una mala alimentación y condiciones precarias.

Si bien no se dispone de cifras concretas debido a que la data oficial de salud y nutrición es limitada, diversas organizaciones no gubernamentales han expresado en reiteradas ocasiones su preocupación por el acceso limitado de los más pequeños a los servicios de salud, medicamentos y alimentos.

Según cifras de Cáritas Venezuela, se dio un incremento de 30% en la cantidad de niños fallecidos entre 2015 y 2016 por causas ligadas a la desnutrición al pasar de 8.812 a 11.466.

El pediatra de la Policlínica Metropolitana de Caracas, Guillermo Cabrera, destacó a LR que existen “problemas a diferentes niveles” en lo referente a la alimentación de los niños venezolanos. “Están los niños con prematuridad, que requieren una alimentación especial y para los cuales es difícil conseguir leche adecuada para ese tiempo de gestación”, aseguró el experto.

Asimismo, agregó que para los niños a tiempos de términos ha sido difícil obtener líquidos que reemplacen la leche materna, que usualmente no puede proveer la madre por problemas de nutrición.

Sin embargo, destacó que “debido a la necesidad económica ha aumentado la intencionalidad de la lactancia materna, que se ha promocionado adecuadamente” debido a los elevados precios de las leches alternas.

Para atacar el problema de raíz no ha bastado con acudir a las clínicas y consultar al pediatra de cabecera, pues la principal causa de la falta de alimento en los menores de edad se debe a la falta de ingresos que cada día se agudiza en sus familias. Con unos ingresos mínimos actuales de poco más de 2,5 millones de bolívares no es posible cubrir más de 2,2% de la canasta básica familiar, mientras que en 1998 los ingresos de 156 bolívares permitían cubrir 40,55% de los alimentos básicos.

LOS CONTRASTES

  • Guillermo CabreraPediatra de la Policlinica Metropolitana de Caracas

    “Debido a la necesidad económica, ha aumentado la intencionalidad de la lactancia materna, que se promocionó adecuadamente”.

Ante este panorama, no resulta descabellado que la última Encuesta de Condiciones de Vida de Venezuela (Encovi) destacara que nueve de cada 10 venezolanos han manifestado que el salario mínimo no les alcanza para comprar alimentos y que 9,6 millones de personas ingieren dos o menos comidas al día.

Un millón a Colombia en 15 meses

El director del Plan Frontera, Felipe Muñoz, informó ayer que mas de un millón de personas han llegado a Colombia en los últimos 15 meses a causa de la gravedad de la crisis política y económica actual. De ese total, 250.000 son colombianos que regresan al país y 819.000 son venezolanos que buscan quedarse para mejorar su vida.

El funcionario también destacó que solo 376.572 venezolanos ingresaron a Colombia con documentos válidos para su acceso, mientras que 442.462 llegaron de forma ilegal.

La odisea de hacer mercado

El país se está quedando sin existencias de productos de primera necesidad: desde alimentos hasta medicinas. Este preocupante desabastecimiento de los bienes básicos, algunos regulados por el Estado, provoca cada vez más largas filas en los supermercados. Es normal encontrar un kilo
de arroz por millón de bolívares en los negocios.

Los venezolanos pierden kilos

Además de llenar las calles de gente buscando comida, según el Observatorio Venezolano de Salud (OVS), la crisis venezolana también llevó a los ciudadanos a perder una media de ocho kilos solo en 2016. Esta alarmante reducción de peso hizo que las tallas 40, 42 y 44 desaparecieran de
la demanda de ropa en Venezuela.

La inflación no da tregua

El bolívar se ha convertido en una moneda sin valor en el mercado. La inflación que enfrenta el país, que según el Parlamento llegó a 24.500% en mayo (la más alta del mundo según organismos internacionales) ha llevado a pensar que adoptar al dólar como divisa oficial podría ser la salvación de Venezuela para acabar con la hiperinflación.

Única opción para abastecerse

La ausencia de alimentos en los supermercados del país ha llevado a que la gente acuda a los ‘bachaqueros’, que son aquellas personas que trafican ilegalmente productos de primera necesidad. Estos vendedores ambulantes, que venden a precios menores, son la única opción que tienen muchas personas de acceder a algunos productos.

Los niños soportan lo peor

Entre los datos que más preocupan a las familias venezolanas con hijos en estado de desnutrición son las enfermedades que se derivan del poco acceso a una alimentación balanceada y de sus bajas defensas, entre las que se cuentan patologías infecciosas, neumonía, diarrea y meningitis, según el Ministerio de Salud de Venezuela.

TEMAS


Crisis Venezuela - Venezuela - Alimentación - Desnutrición - pobreza - Comida - Crisis económicas y financieras