Así funcionan los créditos de vivienda en el mercado local

Colprensa

El Banco Popular tiene la tasa más baja en pesos

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

Los créditos de vivienda tienen como propósito ayudar a las personas con un préstamo a mediano o largo plazo, que suele destinarse a la compra, ampliación, renovación o construcción de una vivienda. En este campo, la oferta colombiana se divide en dos: las opciones que otorga el Fondo Nacional del Ahorro (FNA) y las posibilidades que ofrecen las instituciones bancarias del país.

En el caso del FNA, los créditos de vivienda que ofrecen al público cuentan con plazos de financiación, que llegan hasta 20 años en pesos y 30 años en unidades de valor real (UVR). Dichos rangos tienen como objetivo principal que sus usuarios “no tengan que sacrificar la calidad de vida para alcanzar la vivienda”, según comentó la entidad.

Según el Banco de la República, la UVR es una unidad de cuenta usada para calcular los costos de los créditos de vivienda, lo que le permite a las entidades financieras mantener el poder adquisitivo del dinero prestado.

A su vez, los créditos de vivienda del FNA cuentan con dos opciones: cesantías y ahorro voluntario. En ambos escenarios, los principales beneficios incluyen la ausencia de sanciones por prepago total o parcial, la no necesidad de codeudores para solicitar y/o aprobar el financiamiento de vivienda y la posibilidad de solicitar un préstamo para compra de vivienda nueva o usada, compra de cartera, construcción de lote propio o mejora de su casa, entre otros.

En los créditos de cesantías, las tasas más bajas que maneja la entidad son de 10,25% en pesos, dirigidas a personas con ingresos entre 10 y 30 salarios mínimos mensuales legales vigentes (smmlv), y de 6% en UVR para personas con ingresos mensuales que oscilan entre cero y dos salarios mínimos legales vigentes.

En cuanto a los créditos de ahorro voluntario, el FNA divide su oferta en dos tipos de público: los trabajadores dependientes y subordinados, además de los trabajadores independientes y madres comunitarias. En el primer caso, las tasas más altas son para las personas con ingresos entre cuatro y 10 salarios mínimos, que ascienden a 8% en UVR y a 11,5% en pesos. Las tasas más bajas son para las personas entre 10 y 30 salarios mínimos, las cuales alcanzan 7,25% en UVR y 11% en pesos.

En el segundo caso, las tasas más altas son para las personas con ingresos entre cuatro y 10 salarios mínimos, que ascienden a 8,75% en UVR y a 12,25% en pesos. Las tasas más bajas son para las personas entre 10 y 30 salarios mínimos, las tasas alcanzan 8,25% en UVR y 11,75% en pesos.

El FNA también cuentan con un seguro de desempleo que cubre hasta 12 cuotas del crédito de vivienda, el cual cobija a los afiliados por cesantías que pierdan su empleo.

Asimismo, la entidad no realiza cobros por estudios de crédito, de títulos y avalúo, lo que permite que sus afiliados no asuman dichos gastos, como sucede generalmente en las otras entidades financieras.

El profesor de Finanzas de la Universidad Libre, José Mayorga, dijo que “la filosofía y el enfoque de la banca es más comercial, mientras que el FNA tiene un enfoque más social, y eso hace la diferencia”.

En cuanto a los créditos otorgados por los bancos, el Banco Popular es el que tiene la tasa en pesos más baja de Colombia con 9,71%, mientras que Bancompartir tiene la más elevada con 13,87%, según el último informe de tasas y desembolsos por modalidad de crédito de la Superintendencia Financiera de Colombia (Superfinanciera), liberado el pasado 10 de agosto.

LOS CONTRASTES

  • José MayorgaProfesor de Finanzas de la Universidad Libre

    “La filosofía y el enfoque de la banca es más comercial, mientras que el FNA tiene un enfoque más social, y eso hace la diferencia”.


  • Mauricio HernándezEconomista del Bbva Research

    “El crédito de vivienda es una forma de diversificación de riesgo donde se combina la inversión propia con el monto del préstamo a largo plazo”.


  • Juan Pablo ManzaneraGerente de Producto de Vivienda del Banco de Bogotá

    “Para quienes deseen comprar vivienda nueva o usada, la cuota en pesos es fija durante toda la vida del crédito”.

Por su parte, la entidad bancaria que cuentan con la tasa UVR más baja del mercado es Bbva, con 5,28%, mientras que la más alta es de Bancolombia con 7,16%.

En cuanto al total de las instituciones bancarias y los establecimientos de crédito, la Superfinanciera muestra que los bancos tienen 5,67% en tasas UVR y 10,56% de tasas en pesos, mientras que los establecimientos de crédito manejan 5,82% en UVR y 10,58% en pesos.

El economista del Bbva Research, Mauricio Hernández, señaló que el crédito de vivienda es una forma de diversificación de riesgo, en donde se combina la inversión propia inmediata, que está representada en el ahorro para la cuota inicial, con el monto del préstamo a largo plazo.

El experto añadió que el crédito permite que la vivienda quede asegurada contra incendios, terremotos y vida, mejorando el perfil de riesgo de la compra. Además, resaltó que comprar casa a través de créditos “puede liberar parte del capital” para comprarla de contado, permitiéndole a los usuarios “construir un patrimonio”.

Por su parte, el gerente de producto de vivienda del Banco de Bogotá, Juan Pablo Manzanera, agregó que “para quienes deseen comprar vivienda nueva o usada, la cuota en pesos es fija durante toda la vida del crédito”.

Para poder solicitar este tipo de créditos, los usuarios deben presentar documentos como la solicitud de crédito hipotecario, una certificación laboral que detalle sueldo, fecha de ingreso, cargo y tipo de contrato , además de un certificado de ingresos y retenciones y/o declaración de renta del último año gravable.

Condiciones del leasing habitacional

El leasing habitacional es un contrato de arrendamiento con opción de compra que se hace con una entidad financiera. Su figura, reglamentada en el Decreto 1787 de 2004, permite la financiación de hasta 80% del inmueble desde la institución donde se realice, con una amortización tanto en pesos como en UVR. En caso de que el usuario decida cambiar de inmueble antes del plazo pactado con el crédito, puede ceder el contrato de leasing habitacional sin incurrir en los gastos de escrituración, pues el inmueble seguirá a nombre de la entidad bancaria aunque exista un nuevo titular de crédito.

TEMAS


Créditos - Vivienda - Crédito de vivienda - Fondo Nacional del Ahorro - Bancos - Banco Popular - Bancompartir - BBVA - Bancolombia