Conozca qué debe tener en cuenta a la hora de vender su cartera de crédito a otro banco

Stephanny Pérez - sperez@larepublica.com.co

Ante la oferta constante de créditos con módicas tasas de interés, sobre todo lo relacionado al consumo, se ha hecho evidente que la reciente bancarización se ha concentrado en su mayoría en la adquisición de una deuda. El problema sin embargo, no es acceder a ella, sino precisamente terminar de pagarla, sin que cancelar dos y tres veces más el consumo inicial en los intereses.

Sin embargo, no sólo el pago de una deuda es preocupante, pues los usuarios también incurren en la obtención de diversos créditos de consumo, especialmente tarjetas de crédito, que son una opción portable, de bancos diferentes, lo que implica cumplir con obligaciones diversas y con tasas irregulares.

Con el fin de incorporar todas las deudas generadas a partir de créditos de diferente índole, la banca ofrece el servicio de compra de cartera, el cual está direccionado a realizar una transferencia en la que el banco que realiza la compra deja en $0 la deuda del usuario con la otra entidad, para que éste adquiera un nuevo crédito por el mismo valor y lo pague en mayor número de cuotas.

Sin embargo, la ventaja de este tipo de servicio radica en que 'cuando se ofrece esa compra, se logra una reducción de la tasa de interés del crédito, ya que el banco concede una por debajo de la general. También, en que si uno tiene varias deudas, la compra consolida un solo monto, lo cual permite un manejo administrativo más sencillo', explica el vice presidente de Asobancaria, Daniel Castellanos.

LR realizó un sondeo entre algunos bancos (Ver gráfico), para comprobar si las tasas por compra de cartera son más flexibles. En esa búsqueda se logró determinar que la tasa de crédito se reduce cerca del 0,25%, como es el caso de Bancolombia, que maneja un interés general de crédito del 1,6% mes vencido, y para este servicio ofrece una del 1,35%.

Para realizar esta transferencia de saldo, los bancos exigen, la misma documentación: Declaración de renta ( en caso de ser independiente), fotocopia de la cédula , comprobante de nómina, Registro Único Tributario (RUT) y los tres últimos extractos bancarios o registro del crédito.

El proceso de pago de deuda o de transferencia de saldos, es una operación interna entre el banco comprador y la entidad financiera que tiene, hasta ese momento, el crédito del interesado.

El especialista en banca de la Universidad de los Andes Alfredo Barragán, dice sobre la cantidad de créditos que se pueden unificar en la nueva cuenta que 'algunos bancos colocan de tope hasta cuatro obligaciones o restringen la aprobación a créditos sin garantías, es decir, no créditos para autos, hipotecarios o carteras de consumo.

Cómo administrar la deuda
Administrar la nueva cuota mensual por el total de las deudas presenta ventajas anteriormente mencionadas. Sin embargo, para Barragán 'una de las desventajas de este servicio es que al liberar la cuota, el deudor, éste podrá calificar para un nuevo crédito, lo que podría conllevarlo a sobre endeudarse'.

Por esa razón, el analista fue enfático en que hay que 'elaborar un presupuesto mensual de salidas de dinero de acuerdo a las prioridades e ingresos'.

Una nueva propuesta de fidelización
La estrategia de los bancos con el servicio de compra de cartera consiste en generar fidelización y atraer nuevos clientes, es decir, vinculan a una sola deuda, la relación del usuario con las otras ofertas de la banca. Una vez realizado el traslado, la compra de cartera se puede complementar con la adquisición de otros productos que ofrece la entidad que compró la deuda. Sin embargo, Daniel Castellanos, vicepresidente de Asobancaria considera que es una opción más no una obligación a la que se enfrenta el usuario.

La opinión

Daniel Castellanos
Vice presidente de Asobancaria

'Cuando los bancos ofrecen comprar la cartera, el usuario logra una reducción en la tasa de interés del crédito y si uno tiene varios, hay un manejo administrativo más sencillo'.