Diez gestos corporales que es recomendable evitar durante una entrevista de trabajo

Ir a una entrevista de trabajo no es algo que uno puede tomarse a la ligera. Muchas personas pelean por la vacante disponible.

El Economista

Si quiere ese trabajo, busque la forma correcta para comunicar con su cuerpo qué es realmente lo que está buscando. Aquí diez gestos corporales que debe evitar en una entrevista de trabajo.

Cruzar los brazos: según los expertos, cruzar los brazos es dar entender que queremos protegernos y que algo nos causa temor. Es una barrera defensiva que delata que se siente incómodo.

Evitar el contacto visual: esto refleja que teme que alguien descubra algo de usted, como si estuviera escondiendo algo. Mantener contacto visual mientras le habla otra persona transmite confianza, seguridad y buena educación.

Recargar la cabeza sobre la mano: este gesto demuestra que está fastidiado o incómodo durante la entrevista de trabajo. Es como si quisiera que ya se acabara. Según los expertos, adoptar esta postura transmite cansancio y desinterés y esto es exactamente lo contrario de lo que quiere transmitir.

Acercarse mucho a la otra persona:  cuando se acerca demasiado a una persona que no conoces, termina por incomodarla. Mejor cree un buen ambiente para que su reclutador vea en usted alguien que pueda aportar mucho a la organización.

Encorvarse: además de ser mala para tu salud, esta postura da una mala imagen y sugiere cansancio. Es una de las cosas que no buscan para un trabajo.

Estar muy tieso: recuerde que usted no es un robot y si se queda congelado sin ningún movimiento puede lucir antinatural, crear desconfianza y poca empatía. Lo ideal es que esté relajado y mantenga gestos suaves y armoniosos para lucir lo más confiable y natural posible.

Tocarse la cabeza: solemos hacer este gesto sin pensarlo. Tocarse la cabeza, la nariz, la boca o el pelo demuestra que se siente inseguro, ansioso y que le cuesta trabajo controlar sus emociones. Tiene que tener un mejor control de estos movimientos involuntarios.

Jugar con el cabello: esto demuestra que no es capaz de controlar la ansiedad y, peor aún, que es inmaduro y algunas veces, poco profesional.

Esconder las manos: las manos deben permanecer siempre a la vista. En caso contrario, dará a entender que es una persona poco honesta y que está tratando de ocultar algo. Lo mejor es que use sus manos.  Tampoco exagere los movimientos, pero expresese y fluya junto con su cuerpo cuando hable.

Dar un apretón de manos flojo:  si tiene que dar la mano, lo mejor es que lo haga con firmeza y seguridad para poder demostrar entusiasmo, energía e interés.

TEMAS


Entrevista de trabajo - habilidades laborales - mercado laboral - Laboral - lenguaje corporal