ICOs: una alternativa a la emisión de acciones

123RF

Conozca más fuentes de financiamiento

Jhonathan Higuera

Para que una empresa logre enlistar sus acciones deben recurrir a diversas entidades cuya intermediación incrementa el costo de emisión, lo que la hace una alternativa poco atractiva para adquirir fondos.

Una firma consolidada puede tener un costo de financiamiento mediante patrimonio entre 9% y 15% E.A en Colombia, mientras que para proyectos de emprendimiento puede ser de hasta 70%, además, el acceso a fondos es limitado.

El del Internet del valor ha permitido acceder a formas menos restrictivas de financiamiento, no solo a menores costos, sino también disminuyen el riesgo para el inversionista.

Este es el caso de las Initial Coin Offering o ICOs, el crowdfunding 4.0, que se asemejan a las Ofertas Públicas de Acciones o IPOs por sus siglas en inglés, pero en vez de acciones, se emiten tokens, más conocidos como criptomonedas. Lo disruptivo de esta alternativa es que puede eliminar los intermediarios para adquirir fondos, lo que está haciendo replantear los modelos de negocio en el mercado de capitales.

A diferencia de una acción, un token no necesariamente es una representación de propiedad, puede también ser simplemente dinero para ser intercambiado por otras monedas o por bienes y servicios. Así mismo, en una ICO cualquier persona puede participar de la emisión de monedas, sin importar en qué parte del mundo se encuentre. La recaudación de dinero cuando se realiza una ICO puede ser a través de bitcoins u otra criptomoneda. Además de la posible valorización del precio del token, otra forma de retribuir a los inversionistas es darles beneficios especiales cuando el proyecto financiado se ha completado. En resumen, un token puede ser usado para cualquier cosa.

Aunque en la práctica realizar una ICO sigue siendo difícil, han existido proyectos exitosos como el de Ethereum, que logró recaudar US$18 millones en 2015 y actualmente su criptomoneda es la segunda más importante con una capitalización de más de 73.000 millones. Particularmente, este es un protocolo que más allá de permitir transacciones descentralizadas como Bitcoin, es una plataforma sobre la cual se pueden crear nuevas ICOs y provee también una poderosa herramienta: los contratos inteligentes. Recientemente, la plataforma de mensajería Telegram recaudó US$1700 millones de inversionistas privados a través de su ICO, emisión que fue cancelada para el público posteriormente gracias al éxito que tuvo.
Aunque es difícil de calcular, se estima que en 2017 se recaudaron más de US$6.000 millones a través de ICOs, y en lo corrido de 2018 van más de US$4500 millones, esto si se excluye la ICO de Telegram.

Un obstáculo es el regulatorio, países como China las prohibieron para combatir el blanqueo de capitales, sin embargo, es en Estados Unidos, Rusia, Singapur y China donde se siguen originando la mayoría de nuevas ICO. Si bien hasta el momento los tokens se negocian en el mercado Over The Counter, es decir, fuera de bolsa, es un mecanismo que se ha venido consolidando. Ante el vacío regulatorio, proyectos provenientes de la misma comunidad Blockchain como el Simple Agreement for Future Tokens, son los primeros pasos para caracterizar lo que un token es, ya que la discusión sobre si puede considerarse como un título valor está abierta, además, consolidar un marco jurídico.

En los próximos años no solo veremos a la mayoría de proyectos financiarse a través ICOs, sino a las grandes empresas enlistando sus propios tokens. La tecnología Blockchain permite tener mecanismos de financiamiento más transparentes, justos y democráticos, así los proyectos innovadores pueden llevarse a cabo, protegiendo el patrimonio de los inversionistas quienes se involucran de forma más cercana con el negocio.

TEMAS


Blockchain - Tecnología - Emprendimiento - ICOs - Fuentes de financiamiento - Análisis - Bancos