Las cinco claves para manejar las finanzas después del divorcio

Marcela Chaverra - mchacon@larepublica.com.co

Después de un divorcio, uno de los pasos que se debe tomar en cuenta para volver al ritmo común de la vida, es el de reconstruir la situación financiera.

Enfrentar una vida con gastos individuales, tras los compromisos adquiridos conjuntamente en el matrimonio, puede desestabilizar la contabilidad de alguno o de los dos ex esposos.

Además, en algunos casos, el divorcio puede ser un desastre económico, pues cuando una pareja se separa, las disputas rápidamente se vuelcan hacia el dinero, por lo que hasta las separaciones más 'amigables' se conviertan en verdaderas batallas.

LR le muestra cinco claves a tener en cuenta para asumir sus finanzas luego de su divorcio.

1. Reasignar los compromisos
Es importante acordar quién se hará cargo de las deudas que se pagaban entre ambos cónyuges. Por esto, preste especial atención a las de tarjetas de crédito amparadas, préstamos informales o pagos de hipotecas, y determine quién asume cada crédito. Si existen hijos de por medio, recuerde que esto genera unos compromisos además de afectivos, monetarios, por lo que se debe establecer quién pagará por la educación del niño, salud, alimentación, vestuario y demás gastos extras que surjan.

2. Desligue a su ex de beneficios
Esto dicho literalmente. Puede que mientras se estaba casado con la otra persona, esta resultara como el beneficiario de todos sus productos: seguro médico, seguro de vida e incluso beneficiario de su testamento. Recuerde hablar con su corredor de pólizas o abogado y desligue a su ex de cualquier cobertura actual de seguros que usted tenga y posibles ajustes a ésta. Sin embargo, si tiene hijos, sepa que sus responsabilidades para con ellos continúan y usted puede necesitar seguro adicional.

También desligue toda ayuda financiera, tal como las tarjetas de crédito con extensiones, servicios compartidos como membresía a un club, gimnasio, telefonía móvil con planes amparados, y demás. De lo contrario, su responsabilidad por las cuentas de su ex cónyuge continuarán.

3. Estar claros en los costos del papeleo
Muchos analistas aseguran que muchas parejas para no tener inconvenientes en el reparto justo de los bienes en común, incurren en la venta de éstos para dividir lo que se obtenga de esta venta. Tenga en cuenta que todo lo que tiene que ver con negociaciones implica cierta documentación, la cual también demanda dinero y tiempo. Ajuste esto desde el principio. Deje claro quién se hará cargo de dichos gastos y quien se tomará el tiempo para realizar la venta o contrate a alguien que se encargue de ello, para lo cual también se debe determinar el responsable del pago. No olvide lo correspondiente a impuestos, pues aunque decidan salir de los bienes en común, algunos como las casas o apartamentos requieren estar al día con los servicios y los impuestos que existen sobre éstas.

4. Presupuestar y priorizar los gastos
Cuando se sale de un divorcio es claro que no se debe incurrir en nuevas deudas. Por lo menos no hasta adquirir una estabilidad.

Por esto, haga una lista de todo lo que necesita e identifique cuáles son necesidades reales y cuáles son gustos. Le sorprenderá descubrir que muchas cosas que se adquiría en el matrimonio eran objetos o servicios que realmente no necesitaba, pero que a su pareja le gustaban. Hecho esto, presupueste. Sabiendo cuánto tiene y qué necesita, podrá establecer su presupuesto mensual. Es probable que al principio la mayor parte de éste se destine a gastos, pero con disciplina, en poco tiempo logrará equilibrar su situación financiera.

5. Comenzar un plan de ahorro
A pesar que pueda parecer imposible al principio, iniciar un plan de ahorro es una herramienta efectiva para consolidar una estabilidad financiera. Para hacerlo se debe destinar un porcentaje de su presupuesto para el ahorro.

En un principio y acorde a su situación financiera puede ser un porcentaje menor, pero deberá comprometerse a incrementarlo conforme avance el tiempo. Esta cantidad le permitirá enfrentar con solvencia cualquier imprevisto y a mediano y largo plazo o destinarlo a proyectos mayores.

Evite hacer grandes inversiones como comprar una nueva casa o adquirir un nuevo auto, mientras no tenga firmeza económica para hacerlo.

La opinión

María Carolina Corcione
Docente de Derecho de Politécnico Grancolombiano

'Luego del divorcio, cada individuo debe reescribir su historia crediticia y financiera, siendo una buena decisión iniciar planes de ahorro'.