Pros y contras de las tarjetas de crédito con firmas de retail

Stephanny Pérez - sperez@larepublica.com.co

Actualmente la oferta de tarjetas de crédito en las grandes superficies de comercio y algunas tiendas especializadas es tan común como la promoción de productos de consumo a través de las impulsadoras.

Esto se pone claramente en evidencia, cuando en Carrefour, Falabella, La Polar, Éxito y La 14, por mencionar algunos establecimientos se ha vuelto costumbre que se ofrezca adquirir una tarjeta de crédito, que muchas veces termina estando asociada con un banco, y para la que solo se requiere consignar algunos datos personales y presentar referencias laborales o comerciales, según sea el caso.

De lo dispendioso que era el proceso de tener una tarjeta de crédito hace algunos años, ya queda muy poco, pues en muchas ocasiones se entrega el plástico de inmediato y se habilita el cupo a los días siguientes.

Y es precisamente el canal comercial el que más ha sacado provecho de la baja penetración que presenta la banca en las clases de menores ingresos, así lo revela un informe de Bbva Research, que afirma que este incentivo “ha generado la entrada de nuevos jugadores al sector y el crecimiento orgánico de los comercios”.

Así mismo refleja que las tarjetas compartidas y propias de los retails “han sido el principal impulso para la actividad de las grandes superficies, pues según cifras de la Superintendencia Financiera, el 30% las tarjetas de crédito vigentes en mayo de 2012 fueron emitidas por dichos almacenes, a través de corporaciones financieras, o del convenio directo con una franquicia”, agrega el informe del Bbva.

Lo anterior ha contribuido a que hoy en día haya cerca de 3,8 millones de tarjetahabientes activos con productos de financiación del comercio, de los cuales 82% está concentrado en las marcas Éxito, Carrefour y Falabella.

Pero muchos se preguntan, ¿qué tan conveniente es tener tarjetas de varios establecimientos comerciales frente a la de un banco tradicional? Pues bien, una de las principales ventajas suele ser la tasa de interés que manejan estos plásticos, que en la mayoría de ocasiones no cobran cuota de manejo.

Sin embargo los beneficios no terminan ahí, pues para los analistas económicos, este tipo de alianzas manejan buenos programas de fidelidad, que muchas veces, con el fin de incitar al consumo, realizan descuentos puntuales para sus clientes financieros.

De acuerdo con el presidente de Credibanco, Gustavo Leaño, antes de adquirir un plástico, se deben tener en cuenta varios requisitos, pues a pesar de que tener más de una tarjeta es recomendable, en términos de cobertura, antes de adquirirla es importante analizar la capacidad propia de endeudamiento y de los beneficios que están en juego.

Es por esto que, tanto la banca como las franquicias, se están dando la pelea con la incursión e innovación en valores agregados, que están ligados a más convenios con establecimientos comerciales o la acumulación de puntos por las compras, que se hacen efectivos cuando se cambian por productos para el hogar o millas para viajes.

Sin embargo, una de las desventajas que han manifestado los analistas de banca sobre esta alianza con el comercio, es que a pesar de que adquirir una tarjeta de crédito es mucho más sencillo que solicitarla a través de su banco, los cupos otorgados son más bajos que los que da una entidad financiera, lo que puede ser negativo para algunos usuarios, así como varias de ellas no pueden utilizarse en compras en el exterior.

Elija la que más se ajusta
Entre las opciones que se ofrecen en el mercado, los expertos destacan la tarjeta crédito fácil Codensa, por tener la cuota de manejo más baja, que se ubica en $5.800. Sin embargo, una de las mejores opciones, de acuerdo con los analistas del comercio, podría ser la tarjeta Éxito, que actualmente cuenta con 1,4 millones de usuarios. Cabe destacar, que este tarjeta, es la que tiene la cuota de manejo más alta del retail, la cual está en $15.900.

Por su parte, la tarjeta del grupo empresarial chileno Falabella maneja una tarifa de uso de $11.900, y es de las marcas propias, la segunda que más tiene plásticos vigentes en circulación, los cuales a julio, según la Superfinanciera, sumaron 873.549.

Es importante destacar que la industria también se ha beneficiado de las marcas compartidas, lo que ha impulsado el crédito de consumo en el país.

Avanza la implementación de la tecnología chip
De acuerdo con Visa, Colombia puede considerarse como uno de los países más avanzados en la implementación de la tecnología chip. Según el último informe de la Superintendencia Financiera de Colombia, en el país 36,6% de los plásticos ya cuentan con este dispositivo. Cabe resaltar que la implementación de esta tecnología, ha corrido por cuenta de la industria, que en casos como el banco Bbva, no cobran por cambiar el plástico de solo banda magnética, por uno de tecnología chip.

Las opiniones

Gustavo Leaño
Presidente de Credibanco

“Los comerciantes y el sector financiero son socios comerciales necesarios para el desarrollo del esquema de marcas compartidas”.

Catalina Iregui
Analista económica de la Universidad Tadeo Lozano

“Al ser una tarjeta de este tipo, adquiere ciertos beneficios dentro de la tienda, al igual que con otros establecimientos con los que haya un convenio”.