10 predicciones de 2012 actualizadas a mitad de año

123RF

Bob Doll

A mitad de 2012 parece ser un buen momento para revisar las predicciones de principio de año. Aunque hay mucho que podría cambiar, en este punto parece que la mayoría siguen encaminadas.

La crisis de la deuda europea comienza a aliviarse a pesar de que Europa atraviesa por un proceso recesivo. La segunda mitad de esta predicción ya se ha hecho realidad debido a que Europa está sumida en una recesión, que hasta ahora, parece ser razonablemente moderada para los países principales de Europa, aunque más acentuada para la periferia. La pregunta clave es si la crisis de la deuda comenzará o no a mitigarse.

Nuevamente, la economía estadounidense sigue arreglándoselas para mantenerse como mejor pueda. Anticipamos una tasa de crecimiento real de 2% en Estados Unidos y parece que estamos cerca.

Pese a una desaceleración del crecimiento, China e India contribuyen con más de 50% del crecimiento económico mundial. Hasta ahora, China ha podido demostrar cierta resistencia; por el contrario, India se ha debilitado más de lo esperado. Sin embargo, en todo caso, dado que casi no se observa crecimiento sólido en ninguna parte del mundo, China e India parecen estar preparadas para generar más de la mitad del crecimiento mundial.

Las ganancias estadounidenses crecen a un ritmo moderado, pero no superan las estimaciones por primera vez desde la Gran Recesión. Esta es otra predicción que parece ser acertada. Las ganancias han crecido este año a un ritmo aceptable, pero parece que las expectativas fueron demasiado elevadas a principios de año.

Aumentan las tasas del Tesoro y bajan los diferenciales del segmento de alta calidad. Podríamos calificar esta predicción como un acierto a medias. A pesar de que los rendimientos repuntaron durante la primavera, las tasas de las letras del Tesoro están más bajas actualmente que lo que estaban a principios de año; no obstante, han disminuido los márgenes para otros activos de renta fija.

Las acciones estadounidenses registran un rendimiento porcentual de dos dígitos a medida que los múltiplos se elevan moderadamente por primera vez desde la Gran Recesión. Las relaciones entre precio y ganancias han ido mejorando desde principios de año y, si continúa esa tendencia, estaremos en lo cierto respecto a la segunda mitad de esta predicción. Para que la primera mitad sea correcta, el índice S&P 500 debería cerrar el año en 1.350 puntos o más. Después de un último día comercial sólido del segundo trimestre, nos encontramos aproximadamente en ese nivel y pensamos que hay buenas posibilidades de que las acciones avancen aún más.

Las acciones de EE.UU. superan a las de mercados no estadounidenses por tercer año consecutivo. En gran medida gracias a las ganancias sólidas y a los buenos rendimientos de flujo de efectivo, hubo un mejor rendimiento de las acciones de EE.UU. en lo que va de 2012, cuando las acciones de EE.UU. aumentaron aproximadamente 7%, mientras que los mercados no estadounidenses observaron una leve disminución.

Los dividendos y las recompras de acciones de las compañías marcan un máximo histórico. Aún no hemos llegado a ese punto, pero esta predicción va por buen camino. Las empresas siguen acumulando niveles extremadamente altos de dinero en efectivo y esperamos que continúen invirtiéndolo en una variedad de alternativas para los accionistas.

Los sectores de atención médica y energía superan al sector financiero y al de servicios públicos. A mitad de año, queda claro que nos equivocamos con respecto a esta predicción.

Los republicanos ganan en el Senado, conservan la Cámara de Representantes y derrotan al presidente Obama. Esta predicción continúa siendo un factor imponderable. Frente al Congreso, pensamos que los republicanos tienen más de 50% de posibilidades de ganar en el Senado y una posibilidad bastante superior al 50% de conservar la Cámara.

Aunque el mundo 'sigue arreglándoselas como mejor puede', debería continuar permitiendo que las acciones tengan un rendimiento superior. A pesar de que las condiciones se han vuelto más difíciles en el transcurso del año, no ha cambiado la opinión que teníamos a principios de año. En enero, creíamos que las condiciones iban a ser 'suficientemente buenas' para que las acciones tuvieran un rendimiento superior en 2012, y seguimos sosteniendo esa opinión.