A la Alcaldía de Bogotá le alcanza para comprar Procredit o Finandina, en su afán por un banco

María Carolina Ramírez - mramirez@larepublica.com.co

El sector bancario parece estar cerca de un nuevo movimiento en sus protagonistas, luego de que el secretario de Desarrollo Económico de Bogotá, Jorge Pulecio Yate, diera a conocer que la Administración Distrital tiene $250.000 millones para comprar total o parcialmente un banco de microfinanzas, con el fin de ampliar las posibilidades para que los empresarios locales tengan acceso al crédito.

Ante las condiciones determinadas por el funcionario para la entidad bancaria que estaría en la mira de la Alcaldía, LR se dio a la tarea de analizar qué opciones se acoplan a las necesidades del Distrito y dónde podría darse una movida, pese a que los bancos de microcrédito que operan en el mercado han señalado que su intención, más que venderse a un interesado, es continuar por el camino de la expansión.

En Colombia operan cuatro entidades enfocadas al segmento: Bancamía, Banco WWB S.A., Banco Finandina y Procredit, que juntas han desembolsado más de $116.680 millones en microcréditos con corte a marzo de 2012 según las cifras de la Superintendencia Financiera.

Aunque las recientes operaciones de compra en el sistema bancario colombiano, como la de Scotiabank por Colpatria y la de Corpbanca por Santander Colombia, se han realizado tomando como base un valor de 3 veces el patrimonio de las entidades, lo cierto es que la valoración de los bancos pequeños es inferior y los expertos, aunque señalan que determinar el múltiplo de una operación de este tipo es complicado, dicen que podría estar en 1,5 veces el valor en libros de la entidad.

Teniendo en cuenta el monto con el que cuenta el Distrito para hacer esta operación, y si se toma el patrimonio de estos bancos multiplicado por 1,5, de las cuatro opciones solo quedarían dos que se ajustan al capital de la Alcaldía: Finandina y Procredit, la primera tendría un valor aproximado de $239.162 millones y la segunda llegaría a $61.761 millones. Bancamía y WWB superan por más de $100.000 el presupuesto, aunque no se descarta que el Distrito logre comprar una participación en estas entidades.

Según Pulecio, la idea es 'crear un banco especializado en el microcrédito, que tenga servicios multibanca y pueda ofrecer también leasing, factoring y los productos de un banco de primer piso'. De acuerdo con datos de la Alcaldía, en Bogotá hay 1.200.000 unidades empresariales de las cuales 98,5% son pequeñas, micro y medianas empresas, y de estas solo 29% tiene acceso al crédito financiero.

Según el consultor y experto en el sistema financiero Daniel Niño, la iniciativa del Distrito ya había sido propuesta hace unos 10 años por Jaime Castro, quien propuso un banco para los pobres. Sin embargo, detrás de esto hay dos realidades 'la primera de que los bancos a veces no les interesa prestar estos créditos por lo que las instituciones públicas podrían suplir esta necesidad'.

Y la segunda se relaciona con lo que se vive en la actualidad, y es que en España fueron las estructuras similares a estas de microfinanzas, conocidas como cajas de ahorro, las que en este momento están necesitando ser rescatadas.

En cuanto a la posibilidad de compra, Pulecio asegura que en tres meses tendrán definida la banca de inversión que se encargará de estructurar la compra y mirar las opciones, mientras que para 2013 ya se tendría la opción más clara.

Pero, según Jalil la probabilidad de que alguno de los bancos que está ahora venda es muy poca, ya que el desarrollo que han tenido es bastante alto y 'se ha convertido en una mina de oro', sobre todo por el buen momento que pasa el sector y las crecientes oportunidades que se han generado. Así, si el Distrito mantiene su interés, tal vez deba destinar más dinero del esperado.

La propiesta es bajar la tasa de interés
Los microcréditos resultan ser productos de alto riesgo para la banca debido a que sus usuarios en algunos casos no pueden pagar el préstamo adquirido. Jorge Pulecio asegura que en la medida en que se especialicen en otorgar estos créditos las tasas de interés bajarían notablemente. Según el economista jefe del Citibank, Munir Jalil, 'en la medida en que el montaje y la evaluación crediticia baje de costo y que se pueda tener la información completa de los clientes y un buen historial crediticio se hace más fácil que las tasas de interés puedan bajar en esta modalidad'.

Las opiniones

Munir Jalil
Economista jefe de Citibank

'La falta de información es lo que hace que los microcréditos sean tan costosos para la banca además de manejar un perfil de riesgo diferente'.

Jorge Pulecio
Secretario distrital de desarrollo económico

'El Distrito puede ofrecerle a la entidad la posibilidad de tener por lo menos 51 lugares donde puede tener una oficina gracias a los Cades distritales'.

TEMAS


Bancos